El ex president Carles Puigdemont da por finalizado el procés, teniendo en cuenta los mensajes que ha mandado al ex conseller Toni Comín, uno de los que huyó junto a él hasta Bruselas y que todavía permanece allí, ya que asistió a un acto en Lovaina este mismo martes.

«Supongo que tienes claro que esto se ha terminado», decía un mensaje de móvil enviado por Puigdemont a Comín, tal y como revela El Programa de Ana Rosa de Telecinco. «Los nuestros nos han sacrificado. Vosotros seréis consellers pero yo ya estoy sacrificado como sugería Tardá«, continúa ese mismo mensaje.

En una serie de comunicaciones entre ambos líderes soberanistas, Puigdemont lamenta que «volvemos a vivir los últimos días de la república catalana», y explica que «el plan de Moncloa triunfa».

Esta supuesta hoja de ruta del Ejecutivo, que el ex president no relata, podría acabar con los ex consellers presos en libertad. «Espero que sea verdad y que gracias a esto puedan salir todos de la cárcel, porque si no el ridículo es histórico», cuenta Puigdemont en estos escritos.

Puigdemont también abre la puerta a un futuro cercano. «No sé lo que me queda de vida (¡espero que mucha!) pero la dedicaré a poner en orden estos dos años y a proteger mi reputación», le decía a Comín. «Me han hecho mucho daño con calumnias, rumores y mentiras que he aguantado por un objetivo común. Esto ahora ha caducado y me tocará dedicar mi vida a la defensa propia».

Captura del mensaje emitido por Telecinco.

Ambos intercambiaron los mensajes mientras Comín asistía a un acto en la localidad de Lovaina, a unos kilómetros al este de Bruselas, del candidato del partido nacionalista flamenco N-VA, Lorin Parys, al que también iba a acudir Puigdemont aunque finalmente se ausentó y se contentó con enviar un vídeo.

Según ha relatado la cadena de Mediaset, Comín recibía los mensajes de Puigdemont cada poco tiempo y los leía mientras escuchaba las palabras de Parys en su intervención. Ambos utilizaban la red social Signal, un servicio de mensajería que utiliza un sistema de encriptado más potente que otros más populares como Whatsapp o Telegram.

Tanto Puigdemont como Comín han anunciado su intención de presentar una denuncia por la filtración y publicación de los mensajes. La Agencia Catalana de Noticias cita a fuentes cercanas al ex president y apuntan a que la conversación fue «en un mal momento» superado por «el vídeo de por la tarde» y que Puigdemont «es una persona y tiene sus momentos como todos».

«Siempre he pensado que hay límites que no se pueden violar. Soy humano y también tengo momentos de dudas», ha dicho Puigdemont en su perfil de Twitter. «También soy el presidente y, por respeto, mantengo el compromiso con los ciudadanos del país. ¡Seguimos!».