El portavoz del PNV, Aitor Esteban ha recordado hoy al Gobierno de Mariano Rajoy que el actual jefe de la UCO, el coronel Manuel Sánchez Corbí, debe ser reprobado por sus manifestaciones en las que situaba entre “los malos” durante el periodo de lucha contra ETA a “los peneuvistas”, además de a Herri Batasuna y a la Iglesia Vasca. En un desayuno informativo celebrado esta mañana en Bilbao, el representante del PNV ha recordado al Gobierno del PP que Sánchez Corbí “está condenado por torturas”, lo que agrava aún más las acusaciones que hace contra los nacionalistas y por lo que apremia al Ejecutivo del PP a que lo repruebe.

Sánchez Corbí, actual máximo responsable de la Unidad Central Operativa (UCO) y cuyo nombre se baraja para situarlo al frente de una nueva unidad de la Guardia Civil para esclarecer los 400 crímenes de la banda terrorista sin resolver, fue condenado en 1997 a cuatro años de cárcel y seis de inhabilitación por un delito de torturas a un detenido en la localidad vizcaína de Basauri en el año 1992. Poco después, en 1998 el Tribunal Supremo redujo la condena a un año de prisión y seis de inhabilitación y un año más tarde, en 1999, el primer Gobierno de José María Aznar -con Jaime Mayor Oreja como ministro de Interior y Margarita Mariscal de Gante como responsable de Justicia-, fue indultado.

Esteban ha señalado que inicialmente su formación promoverá “medidas parlamentarias” y si es preciso, no descarta acudir a los tribunales, “pero eso ya veremos, habrá que esperar a ver cómo reacciona el Gobierno”, ha señalado. El portavoz del PNV ha confiado en que en el próximo pleno de control al Ejecutivo pueda trasladar la pregunta directamente al presidente Mariano Rajoy, “que creo que sí”.

Acusaciones «infundadas»

A través de las redes sociales Esteban aseguró ayer que las manifestaciones del responsable de la UCO merecen la “desautorización y reprobación” del Gobierno por haber vertido graves acusaciones “infundadas”.

Fuentes del entorno del coronel, puestas en contacto con El independiente, han aclarado que las manifestaciones a las que se refiere Esteban fueron posteriormente rectificadas por Sánchez Corbí. Así, pese a sí figurar en la primera versión aparecida en el diario La Vanguardia del domingo, posteriormente,  fueron retiradas en la edición on line de la misma.  Mientras en la edición en papel Sánchez Corbí responde a la pregunta sobre a quienes se refiere cuando habla de «los malos» responde que a «etarras, batasunos, peneuvistas y la Iglesia vasca», en la edición digital esa frase ha sido sustituida por «etarras, batasunos, su entorno y los que les aplaudían». Aseguran que la primera de las afirmaciones, que ha provocado el rechazo del PNV, es fruto de «un error» y que en ningún caso responde a «lo que piensa ni era su intención». Remiten a su profusa obra «Sangre, sudor y paz» y en la que queda reflejadas sus consideraciones en los años de lucha contar ETA.

Sánchez Corbí, procedente de una familia muy vinculada con la Guardia Civil, vivió en Euskadi y llegó a dedicarse a la lucha antiterrorista en Guipúzcoa en los años más difíciles de la violencia etarra. Desarrolló gran parte de su carrera en el cuartel de Intxaurrondo como miembro de la Brigada de Información. Es uno de los mayores expertos y conocedores de la historia de la banda asesina por su labor en grupos de Información, como ha dejado plasmado en su trabajo ‘Historia de un desafío. Cinco décadas de lucha sin cuartel de la Guardia Civil contra ETA’ -del que es coautor junto a Manuela Simón- y de Sangre, sudor y paz, firmado con el escritor Lorenzo Silva y el periodista Gonzalo Araluce.