Finalmente, el titular de Economía Luis de Guindos, será el candidato de España a la vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE), acuerdo que se concretó tras la conversación que mantuvo en la tarde de este martes con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, según ha podido confirmar El Independiente. La noticia se hará oficial hoy, día en que vence el plazo para el anuncio, y se producirá contra el criterio del primer partido de la oposición, el PSOE, que quería para el puesto a una mujer de perfil técnico.

Guindos espera recuperar para España un asiento en el BCE, en lo que constituye el inicio de un intento por aumentar cuotas de representatividad en las instituciones y órganos europeos donde nuestro país está casi desaparecido. El propio ministro defendía en el Congreso de los Diputados ayer tarde, sin querer desvelar su candidatura, que «lo importante es que España vuelva a donde no tenía que haber salido. Ese el objetivo en el que todos tenemos que estar unidos».

El PSOE no apoyará «ni en Madrid ni en Bruselas» una candidatura que no sea femenina

Y ante las objecciones del PSOE replicó que lo importante no es el consenso entre partidos «sino con el resto de países de la zona euro», lo que lleva a pensar que tiene apoyos asegurados si lanza una candidatura en la que deberá competir contra el irlandés Philip Lane, actual presidente del Banco de Irlanda. España perdió en 2012, en lo peor de la crisis económica, un puesto en la Comisión Ejecutiva y Consejo de Gobierno del BCE, tras la salida de José Manuel González-Páramo. Por eso Guindos ha defendido que «es fundamental» para España «tener presencia en los organismos internacionales».

El líder socialista, Pedro Sánchez, advirtió en la mañana de ayer que todo lo que se salga del perfil de una mujer cualificada y experta en política monetaria, «el PSOE no lo apoyará en Madrid ni en Bruselas» y, a continuación, ha cuestionado la ejecutoria de Guindos al expresar su preocupación por los «síntomas de ralentización del crecimiento económico», cuya previsión para este año es del 2,5 por ciento frente al 3 por ciento de 2017, informa Efe.

El nombramiento se materializaría en marzo, por lo que Rajoy tiene margen para nombrar al sustituto

La más que probable marcha de Guindos a Frankfurt, ciudad alemana que acoge la sede del Banco Central y , por tanto, su salida del Ejecutivo obliga a Rajoy a abordar un ajuste en su gabinete ministerial, aunque hasta marzo no se procede al nombramiento formal del cargo. Guindos deberá recibir el apoyo de los líderes europeos en la cumbre del día 22 del próximo mes para ocupar el cargo que deja vacante el portugués Vítor Constancio. Esta responsabilidad exige un perfil de competencia en política monetaria y europea que convierte al irlandés en un oponente peligroso.

En todo caso, el jefe del Ejecutivo dispone de un tiempo limitado para pensar el nombre del sucesor de Guindos. Será su primera remodelación gubernamental de la presente legislatura y todo apunta a que intentará que sea muy limitada. Apenas un ajuste, salvo que opte por algún otro ministro para el que es uno de los puestos más importantes del Ejecutivo aún en ausencia de vicepresidencia económica. Los nombres que se barajan son los de la titular de Agricultura, Isabel García Tejerina, y el de Energía, Álvaro  Nadal.

Bécquer sube enteros

Otro posible candidato a sumar en este quiniela es el del otro Nadal, Alberto, seccretario de Estado de Presupuestos y Gasto. Pero si hay alguien que va subiendo enteros en las preferencias gubernamentales es Fernando Bécquer, actualmente en Iberdrola, que fue consejero de Economía y Hacienda en Castilla y León, además de amigo de Mariano Rajoy.