Nueva ofensiva de Tabarnia. La plataforma que defiende la españolidad de Barcelona y Tarragona ha decidido responder a la decisión del Ayuntamiento de Girona de cambiar la Plaza de la Constitución por Plaza 1 de Octubre con una propuesta a la medida de Barcelona: renombrar la Plaza Països Catalans como Plaza de Tabarnia. La plataforma ya ha iniciado su campaña en change.org, que ha superado los 6.000 apoyos en sus primeras cinco horas de vida.

La propuesta, impulsada en las redes por el portavoz de Tabarnia, Jaume Vives, señala que la plaza “responde a una invención que ni existe ni ha existido jamás” y recrimina a los defensores de los Països Catalans que “no solo pretenden construir una frontera con el resto de españoles sino que se dedican a robar pedacitos de tierra de norte a sur, por mar y por tierra, con el simple afán de satisfacer su delirio”.

Los impulsores de la campaña señalan además que esta plaza se encuentra en un importante enclave turístico y económico, la Estación Sants, punto de llegada del AVE a Barcelona, por lo que propone el nombre de Tabarnia, que “quiere más vías de tren, que nos permitan estar cada vez más unidos al resto de los españoles”.

Madrenas cree que la Constitución “no nos defiende”

La iniciativa responde al acuerdo adoptado ayer por el pleno del Ayuntamiento de Girona, que preside la ex convergente Marta Madrenas, de sustituir la Plaza de la Constitución por Plaza 1 de Octubre. Madrenas defendió ayer la decisión porque a su juicio “la Constitución tendría que proteger los derechos y libertades de los ciudadanos, y no hace nada de eso” después de que cientos de personas se manifestaran el domingo en la ciudad en contra del nombre en el nomenclátor municipal.

Un grupo de intelectuales ha promovido además un manifiesto en contra el cambio de nomenclátor, que tampoco ha sido escuchado por los partidos independentistas, con mayoría en el Ayuntamiento de Girona. El texto, suscrito por el escritor Javier Cercas o el ex consejero del PSC Joan Manuel del Pozo o el historiador defiende que el homenaje a la Constitución “aprobada con mayoría cualificada que ha permitido la convivencia y el bienestar de todos no puede ser sustituido por la celebración de un proceso que nos ha divido”.