El juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, ha acordado dejar en libertad bajo fianza de 60.000 euros a la número dos de ERC, Marta Rovira, imputada por rebelión en el procés. Dicha fianza será abonada en los próximos días por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium.

Por su parte, los letrados de la acusación popular ejercida por VOX habían solicitado prisión sin fianza para la imputada en virtud de la vistilla prevista en el artículo 505 de la Ley Enjuiciamiento Criminal. Por su parte, los fiscales de Sala Consuelo Madrigal y Jaime Moreno habían pedido libertad bajo fianza para la secretaria general de ERC.

El instructor ha decidido resolver in voce tales peticiones y dará a conocer su auto con tal decisión en las próximas horas, según ha podido saber este periódico. El juez Llarena ha considerado que la petición de prisión sin fianza era extemporánea en este momento de la investigación dado que no hay riesgo ni de sustracción de la justicia ni de destrucción de pruebas.

La número dos de ERC ha manifestado que no tenía ninguna capacidad de gestión sobre la consulta ilegal del 1-O

Rovira ha declarado ante el magistrado Llarena que el día del referéndum ilegal propuso que se suspendieran las votaciones dado los episodios violentos que se estaban produciendo pero que el president Carles Puigdemont se negó alegando que se podría provocar una situación peor.

De la misma manera, la imputada ha puesto de manifiesto que no tenía ninguna capacidad de gestión sobre la consulta ilegal y que conoció la hoja de ruta independentista en una reunión en marzo de 2015. «La firme en nombre de ERC», según informan fuentes jurídicas a El Independiente.

La secretaria general de Esquerra, que ha contestado a las preguntas de la Fiscalía y del juez del Supremo, ha indicado que intentó acudir «a todas las reuniones a las que me convocó Puigdemont» y ha señalado que también se desplazó en distintas ocasiones a Bruselas para desbloquear la situación del Parlament.

La DUI, «sin efectos jurídicos»

Por otro lado, fuentes presentes en el interrogatorio han recalcado que la «declaración de independencia era una declaración o manifestación política sin efectos jurídicos para iniciar un periodo posterior».  De la misma forma, Rovira ha reconocido que se reunió con Carles Puigdemont el pasado 17 de noviembre en Bélgica.

Rovira ha llegado este lunes al Tribunal Supremo alrededor de las 08.30 arropada por los aplausos y gritos de ánimo proferidos de decenas de miembros de ERC que la esperaban a las puertas del edificio, entre ellos miembros de ERC, JxCat, PDeCat y Demòcrates.

A su salida del tribunal, ha subrayado a presuntas de los periodistas que ha acudido a su cita con el juez para defender los derechos de los diputados en el Parlament, tanto su capacidad de votar como el ejercicio de su trabajo como parlamentarios en representación de los catalanes.

 

Diputados de ERC han acudido a la sede del Tribunal Supremos para apoyar a su compañera de partido y le han dedicado un vídeo a través de las redes sociales en el que afirman que «nunca caminarás sola».

La Guardia Civil señala que Rovira y Oriol Junqueras daban órdenes y despachaban con Josep María Jové, hombre de confianza del ex vicepresidente de la Generalitat y considerado el “cerebro” de la logística del referéndum. La Guardia Civil ya había situado a Rovira en el comité estratégico del “procés” -recogido en el documento Enfocat, la hoja de ruta del “procés”-, al igual que hizo con el ex presidente de la Generalitat Artur Mas y la que fuera portavoz parlamentaria de la CUP Anna Gabriel.

Según los informes del Instituto Armado obrantes en la causa, estos investigados, junto a los ex miembros de Govern y de la Mesa del Parlamento de Cataluña parecen haber tenido una participación principal y destacada en el desarrollo del ‘procés’, «aportando el apoyo político que precisaron la actuación parlamentaria y la actuación de ejecución que llevaron este proceso a término».