La Mesa del Parlament ha pospuesto la admisión a trámite de la reforma de la Ley de Presidencia con la que JxCat quiere investir a distancia a Carles Puigdemont. Roger Torrent ha dejado sobre la mesa la solicitud del partido de Puigdemont, que ha vuelto a insistir en la doble vía de la lectura única y el procedimiento de urgencia, y ha pedido un informe a los letrados por el temor a que esta propuesta incurra en contradicción con las medidas cautelares dictadas por el Tribunal Constitucional sobre la investidura y la incompatibilidad de ambas vías.

El presidente del Parlament ha aplazado la tramitación de la propuesta que en la última reunión de la Mesa ya rechazó, tras la advertencia oral de los letrados en la reunión de hoy sobre las posibles consecuencias legales de la iniciativa de JxCat. Una decisión que, esta vez, ha sido admitida por los representantes de JxCat sin mayor debate, aseguran fuentes de la Mesa, cuyos debates han vuelto a alargarse mucho más de lo habitual esta mañana.

La diputada de JxCat Gemma Geis ha cuestionado la necesidad del informe solicitado a los letrados en una comparecencia posterior, pero ha evitado dar una nueva imagen de confrontación con el presidente de la Cámara, aceptando el retraso de su iniciativa.

El partido de Puigdemont propone en su texto modificar la Ley de la Presidencia para incluir la posibilidad de una investidura telemática, así como la posibilidad de que las reuniones del futuro Govern se puedan realizar también desde diferentes sedes físicas, utilizando la videoconferencia.

Torrent quiere saber si el uso de la lectura única contraviene los dictámenes del Tribunal Constitucional en los que limita el uso de esta vía a leyes de amplio consenso y siempre que se salvaguarde el derecho de la oposición a presentar enmiendas y pedir dictamen al Consell de Garantías Estatutarias. Y quiere tener garantías de que la propuesta de JxCat no va en contra de las medidas cautelares dictadas por el Alto Tribunal.

El pasado 11 de febrero el Tribunal Constitucional falló a favor del recurso de amparo presentado por el PSC contra la aprobación de la Ley del Referéndum, el pasado 6 y 8 de septiembre, por considerar que se vulneraron los derechos de los diputados al impedirles acudir al Consell de Garanties.

Fuentes parlamentarias señalan que, en caso de admitirse a trámite la proposición de JxCat por la vía de lectura única podría obviarse el dictamen en comisión para llevar la reforma directamente al pleno, pero recuerdan que el Parlament ya está advertido por el Constitucional sobre las consecuencias de vulnerar los derechos de la oposición.

Por tanto, Torrent podría finalmente admitir a trámite la reforma y fijar un pleno para su debate, pero en el momento en que se incluya en el orden del día por lectura única, el debate quedará pospuesto en cuanto la oposición pida dictamen al Consell, un recurso que se da por supuesto porque tanto C’s como PSC y PP han cuestionado que la propuesta tenga cabida en el Estatut o la Constitución. Un plazo en el que el Gobierno podría recurrir la propuesta ante el Constitucional para frenarla.