Se han producido por decenas en el último año. Más de medio centenar sólo en 2017. El último, el celebrado en Andoain el pasado 18 de febrero para recibir a los dos presos de ETA Iñaki Igerategi e Ignacio Otaño, a su salida de prisión, tras cumplir condena por pasar información para que la banda asesinara a Joseba Pagazaurtundua. El Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, COVITE lleva años denunciando la celebración de estos actos de recibimiento a miembros de ETA y lo que considera un cambio de actitud por parte de la Justicia que ha derivado en una mayor permisividad por parte de la Audiencia Nacional, que no prohíbe su celebración con antelación al no ver en ellos indicios previos de la comisión de un delito de enaltecimiento del terrorismo o humillación a las víctimas.

Ahora, Ciudadanos quiere que la Ley de Reconocimiento y Protección Integral a las Víctimas del Terrorismo se modifique en un intento por frenar este tipo de actos y evitar que queden “impunes”. Su propuesta, presentada esta mañana en el Congreso de los Diputados, no plantea un reforzamiento de la consideración delictiva de este tipo de homenajes sino que propone que también se sancionen administrativamente. La formación de Rivera quiere que la Ley de Víctimas incorpore un régimen de multas para los promotores de este tipo de homenajes -entidades, asociaciones o particulares-, sanciones que oscilarían en función de la gravedad entre los 50.000 y los 250.000 euros.

Ciudadanos apuesta por sanciones administrativas ante el “desfallecimiento” técnico-jurídico de la ley de víctimas

La propuesta de C´s ha contado con el apoyo de tres organizaciones de víctimas, según ha asegurado hoy la formación, que considerarían “oportuna” la medida complementaria a la vía  penal que se quiere incorporar. Sin embargo, la propuesta ha sido rechaza por COVITE, que ve en ella una idea “descabellada y contraproducente”. Señala que pese a que ha podido ser planteada con buena intención, de llevarse a cabo supondría despenalizar “los homenajes que hoy están incluidos en el Código Penal como un delito de terrorismo”. Añade que este planteamiento va en contra de la labor que como colectivo de víctimas lleva años realizando “para acabar con este tipo de actos de enaltecimiento y de humillación a las víctimas”.

Forzar un cambio en la Audiencia Nacional

Covite recuerda a Ciudadanos que su propuesta “adolece de empaque Jurídico ya que una infracción penal no puede ser al mismo tiempo una infracción administrativa”. Concluye apuntando que establecer multas económicas por la vía administrativa no es la vía para terminar con los homenajes a etarras “orgullosos de su pasado”. Para Covite la clave para resolver esta situación generada con la salida de etarras de las prisiones pasa por “lograr que la Audiencia Nacional reconozca la realidad de los graves hechos que denunciamos y aplique el actual Código Penal, en lugar de negarse a investigarlos y dar carpetazo a las denuncias y dictan resoluciones infundadas”.

Sin embargo, Ciudadanos ha subrayado hoy, en boca de su diputado Miguel Gutiérrez, que las sanciones administrativas para este tipo de hechos son “perfectamente compatibles” con las penales. “Con esta propuesta no se elimina la vía penal”, ha señalado Gutiérrez, quien ha puesto como ejemplo los delitos de tráfico a los que se les puede aplicar sanciones administrativas y, en su caso, penales.

La formación naranja establece en su iniciativa que la competencia para aplicar este tipo de sanciones recaiga en las respectivas delegaciones del Gobierno de cada comunidad autónoma y que se aplicarían con “proporcionalidad” en cada caso. Las sanciones podrían ir acompañadas de prohibiciones para contratar con la Administración pública por periodos de hasta tres años, así como la prohibición para recibir subvenciones públicas.

Covite asegura que imponer multas no acabará con los homenajes a etarras “orgullosos de su pasado”

En su artículo 66 plantea que se prohíba también la realización, organización y exhibición pública de “monumentos, escudos, insignias, placas u otros objetos, así como las menciones conmemorativas de exaltación o enaltecimiento individual o colectivo del terrorismo, de los terroristas o de las organizaciones terroristas”.

Actos “impunes”

Ciudadanos establece en su exposición de motivos que para modificar la Ley 29/2011 de 29 de septiembre que se ha producido un “desfallecimiento técnico-jurídico” de la ley en vigor y que aspira a reforzar con un régimen de sanciones administrativas para proteger mejor “la dignidad y el honor” de las víctimas del terrorismo.

Recuerda que en el artículo 61, donde se fijan las prohibiciones de hechos que atentarían contra la dignidad y el honor de las víctimas no se contemplaba ninguna “consecuencia singular de su incumplimiento, con lo que hace que las consecuencias tan sólo recaigan en castigo sólo en el código penal. Para Ciudadanos el Código Penal se ha demostrado “estructural y funcionalmente insuficiente” para castigar las conductas públicas de enaltecimiento del terrorismo que se están produciendo “y que tanto ofenden a las víctimas”.

Con esta reforma de la ley el partido de Rivera confía en que pueda contar con el respaldo suficiente para su aprobación y terminar así con lo que considera que es una “intolerable impunidad” con la que se están celebrando este tipo de actos. Con estos cambios se sancionaría a todos los organismos, entidades y particulares que intervinieran en la organización de un acto que suponga enaltecer a un terrorista u organización terrorista o una humillación a las víctimas.