Los grupos de JxCat, ERC y la CUP han registrado hoy la petición de creación de una comisión de investigación sobre los atentados que el terrorismo islamista perpetró el pasado agosto en Barcelona y Cambrils. Una propuesta que entre los contenidos básicos de la investigación señala el «estudio de las diferentes líneas de investigación efectuadas por cuerpos de seguridad e inteligencia, tanto en España como en a nivel internacional» así como el «análisis de las posibles responsabilidades».

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

En las últimas semanas, diversos portavoces de partidos independentistas han señalado el papel del CNI en la investigación de los atentados, después de que trascendiera que el imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, líder de la célula terrorista que realizó los atentados, había sido contactado como confidente en 2014, cuando cumplía pena de prisión por delitos de narcotráfico.

Acusaciones al CNI

La más dura ha sido la ex diputada de la CUP Mireia Boya, quien en una serie de tuits insinuaba la implicación de los servicios de inteligencia españoles en los atentados. «Quizá era terrorismo de Estado, intento de decretar el estado de excepción y sacar al ejército a la calle. Guerra psicológica a un mes y medio del referéndum para evitarlo» señalaba Boya tras apuntar que Europol «tiene información sobre el imán de Ripoll, el CNI quien está verdaderamente tras los atentados».

También el ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha cuestionado la actuación de los servicios de inteligencia españoles, a los que ha señalado como responsables indirectos del atentado por no haber compartido con los Mossos la información sobre Es Satty.

En la propuesta presentada conjuntamente por los tres partidos independentistas no se hace referencia directa al CNI pero se reclama estudiar «las diferentes líneas de investigación» después de que el independentismo hiciera bandera de la actuación de los Mossos y haya relacionado constantemente cualquier crítica a la gestión de los atentados con un intento de debilitar a la policia autonómica por el proceso independentista.

La resolución pide además hacer un análisis «sobre la participación, preparación y perpetración de los atentados», «sobre sus daños y consecuencias» y las «posibles responsabilidades». Aboga por estudiar el contexto de terrorismo internacional, analizar los mecanismos institucionales de respuesta y «la actuación del sistema socio-educativo en los autores del atentado y su entorno».

En los atentados de Barcelona y Cambrils murieron 16 personas, la mayoría a consecuencia del atropello masivo en Las Ramblas protagonizado por Younes Abouyaaqub tras la explosión de la casa de Alcanar (Tarragona) en la que la célula preparaba una atentado a gran escala en la capital catalana. Los autores fueron un grupo de jóvenes residentes en Ripoll, de origen marroquí, supuestamente radicalizados por el imán de su comunidad, Es Satty, que murió en la explosión de Alcanar.