El asesinato de Diana Quer y el conocido esta misma semana del pequeño Gabriel Cruz, de 8 años, ha hecho que se hable cada vez más sobre la prisión permanente revisable y que incluso los familiares de las víctimas avisen a los partidos políticos de que sufrirán las consecuencias electorales si se deroga esta pena. El descubrimiento del cadáver del pequeño almeriense se ha producido la misma semana que se debate en el Congreso de los Diputados las enmiendas de PP y Ciudadanos para evitar derogar la prisión permanente y, por la fecha en que se produce, el resto de partidos se han lanzado al ataque, sobre todo hacia la formación naranja.

PSOE, PNV e incluso el Partido Popular han cargado contra Ciudadanos por no esperar a que el Tribunal Constitucional dicte sentencia sobre el recurso presentado en su día por la oposición y le acusan de “oportunista” y de aprovechar los últimos sucesos y legislar “en caliente”. Aitor Esteban ha asegurado que ha sido la formación naranja quien ha decidido el momento del debate, al igual que la portavoz socialista, Margarita Robles. Ésta reconoció hace solo unos días que existía una especie de acuerdo entre los partidos para no debatir sobre este asunto hasta que no hubiera una respuesta del Constitucional. Así lo habló con el resto de portavoces parlamentarios y ahora, denuncia, “nos vamos a ver abocados este jueves a este debate que tiene una clave más electoralista que otra cosa”.

Margarita Robles considera que PP y Ciudadanos “utilizan el dolor de las víctimas”

En cuanto a Ciudadanos, Robles le reprochaba que “solo busca el titular, la foto y es capaz de ir en contra de la prisión permanente revisable y tres semanas después, cuando cree que electoralmente le puede dar réditos”, cambiar su posición y “ser más duro que nadie”. Este martes, a solo dos días de que se debata en el Congreso, la portavoz socialista ha criticado que la decisión de llevar las enmiendas este jueves tanto por parte del PP como de Ciudadanos, además de ser “electoralista” y utilizar “el dolor de las víctimas”, pretende “tapar el debate de las pensiones”, que tendrá lugar solo un día antes.

Con el foco puesto en la formación naranja, ha recordado que en el acuerdo de investidura firmado entre Pedro Sánchez y Albert Rivera en 2016 figuraba el compromiso de derogar esta pena mientras que ahora Ciudadanos no solo no quiere derogarla sino que pretende endurecer el acceso al tercer grado penitenciario.

Es precisamente este aspecto el que también le echan en cara desde el Partido Popular, que ha aprovechado la guerra abierta entre ambos partidos para criticar cada paso de su socio de investidura. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha reprochado la ambigüedad de Ciudadanos en esta materia y ha recordado que no ha sido el PP quien ha traído este debate a la Cámara esta misma semana sino que ha sido la formación naranja. “No es el PP el que ha traído en este momento el debate ni el que ha cambiado su postura“, ha recalcado.

Rafael Hernando ha asegurado que prorrogaría todo lo posible su debate y que ha sido Ciudadanos quien lo ha adelantado

Del mismo modo, Rafael Hernando ha recordado que su partido fue el que impulsó la prisión permanente cuando todavía gozaba de mayoría absoluta y su posición al respecto no ha variado como sí lo ha hecho la formación de Rivera. Si de él dependiera, ha asegurado este martes tras la Mesa de Portavoces, prorrogaría todo lo posible el debate a la espera del Constitucional y ha insistido en que ha sido Ciudadanos el que lo ha adelantado.

El jueves los populares defenderán un texto que incluye cinco nuevos delitos penados con prisión permanente revisable: asesinato con obstrucción de la recuperación del cadáver, asesinato después de secuestro, violaciones en serie, violación a un menor tras privarle de libertad o torturarle, y muertes en incendios, estragos en infraestructuras críticas o liberación de energía nuclear o elementos radiactivos.

Cs se defiende: “Querían derogarla de manera espuria”

Ante las críticas recibidas, Ciudadanos se defiende asegurando que ellos también han sido siempre partidarios de no dar ningún paso en lo que respecta a esta medida hasta que se pronunciara el Tribunal Constitucional y así se lo hizo saber al PSOE, al que pidieron que se abstuviera para que “todo lo que se debata esté dentro de un marco completamente constitucional, pero esta no ha sido la línea”, ha señalado este martes el portavoz naranja, Juan Carlos Girauta.

La idea del los grupos, ha denunciado, era derogarla sin esperar al Constitucional y de “manera espuria”, por lo que Ciudadanos, asegura, se ha visto obligado a actuar con su enmienda a la totalidad, en la que incluye endurecer el acceso a permisos y beneficios penitenciarios. Hay delitos “especialmente repugnantes”, ha recalcado el portavoz del grupo naranja, donde la rehabilitación es “dificilísima”.

El Congreso acordó tomar en consideración hace unos meses a instancias del PNV y con apoyo del PSOE y Unidos Podemos la derogación de esta pena, pero después de meses en la nevera, la Mesa del Congreso puso fin hace dos semanas a las sucesivas prórrogas del plazo de enmiendas a la proposición del PNV, desbloqueando su tramitación. Ciudadanos apoyó a Unidos Podemos y PSOE para rechazar más ampliaciones, dejando al PP en minoría en el órgano de gobierno de la Cámara.