Prisión permanente revisable

Más Noticias

Descripción:

¿Qué es la Prisión Permanente Revisable?

Es una condena, a falta de la cadena perpeuta, que se va revisando cada cierto tiempo (de al menos 25 años y de 28, 30 o 35 en algunos casos), para decidir si el reo  permanece encarcelado o puede quedar libre gradualmente.

La prisión permanente revisable fue introducida en el Código Penal de España el 1 de julio de 2015 junto con la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como ley mordaza después de un clamor popular que pedía penas más duras para aquellos casos de asesinato de extrema gravedad y que normalmente, son más mediáticos, llegando al conocimiento popular de la ciudadanía. Casos donde se aplica la Prisión Permanente Revisable:

  • Asesinato de un menor de 16 años o persona especialmente vulnerable.
  • Homicidio de jefes de Estado extranjeros.
  • Genocidio o crímenes de lesa humanidad.
  • Asesinato subsiguiente a un delito contra la libertad sexual.
  • Asesinato cometido por un miembro de una organización criminal.
  • Asesinato múltiple.
  • Asesinato terrorista.
  • Homicidio del jefe del Estado o heredero.

En el Boletín Oficial del Estado (BOE) señala que se «se introduce la prisión permanente revisable para aquellos delitos de extrema gravedad, en los que los ciudadanos demandaban una pena proporcional al hecho cometido».

Polémica que esconde la ley sobre Prisión Permanente Revisable

Existe opiniones contrarias a la ejecución de la Prisión Permanente Revisable por parte de partidos políticos, opinión ciudadana, expertos e incluso dentro del tribunal superior de justicia.

En el año 2018 el PNV llevó al parlamente una ley por la que proponía derogar la prisión permanente revisable, la cual no se transformó en realidad después de que el resto de representantes políticos no conformaran una opción única para derogar la ley. El PNV, el partido que presentó la proposición de ley para derogar la norma, defiende que existen “muchos argumentos” para abolirla y ha instado a no legislar en caliente. El PSOE comparte un argumento similar mientras que el PP no sólo está a favor, sino que aplaude la causa para ampliar su uso a más delitos.