El pasado 15 de febrero la revista digital Te enseñanza de Comisiones Obreras publicó un post escrito por Yera Moreno y Melani Penna en el que relataban a través de diecinueve puntos un Breve decálogo de ideas para una escuela feminista.

Un decálogo de 19 puntos en cuya introducción ambas autoras aseguran que creen “en el potencial revolucionario de la escuela, en su poder de transformación y subversión. En unas pedagogías radicales, feministas, queer, que vuelvan la escuela un lugar extraño, alejado de la normalidad en la que está inmersa” para que en los colegios se eduque en el feminismo, en la igualdad entre hombres y mujeres.

Eliminar libros escritos por autores machistas y misóginos

El post no ha pasado desapercibido en las redes sociales que han puesto el foco en dos de las 19 “ideas” que Morena y Penna consideran indispensables para conseguir este objetivo. “Si después de leerlas sigues sin entenderlas, te animamos a que te centres en los propios prejuicios sexistas que te atraviesan, échalos fuera y empieza a pensar de otra manera”, aseguran.

La más llamativa, relacionada con la educación cultural, habla de “Eliminar libros escritos por autores machistas y misóginos entre las posibles lecturas obligatorias para el alumnado”. Y pone como ejemplos a autores como Pablo Neruda, Arturo Pérez Reverte o Javier Marías: de los dos últimos especifican que cualquiera de sus libros y del chileno soló mencionan Veinte poemas de amor y una canción desesperada.

El segundo punto más comentado es el número 12, en el que aseguran que se debería “prohibir el fútbol en el recreo”.  “Hagamos del patio un espacio amigable, donde todo el mundo pueda ocupar, transitar y habitar ese espacio común. Dejemos fuera esos juegos competitivos que monopolizan los espacios y excluyen a quienes no participan en ellos. ¿Por qué pistas de fútbol y no pistas de baile?”, añaden.