Tendencias'El último amor de Federico'

Sale a la luz el texto sobre la homosexualidad de Lorca que Neruda no quiso publicar

logo
Sale a la luz el texto sobre la homosexualidad de Lorca que Neruda no quiso publicar
Federico García Lorca y Rafael Rodríguez Rapún.

Federico García Lorca y Rafael Rodríguez Rapún.

Resumen:

Seix Barral publica una versión ampliada de Confieso que he vivido de Pablo Neruda. En ella aparece un texto, El último amor de Federico, que había permanecido oculto por el miedo del autor a que éste dañase la reputación de su amigo. Además de un álbum fotográfico y la reproducción facsimilar de varios manuscritos del poeta.

Pero, ¿por qué Neruda no incluyó estas líneas en su biografía? Según Darío Oses, que escribe el prólogo de esta edición que se publica este martes, el chileno pensó la sociedad todavía no estaba preparada para conocer esta historia. “¿Está el público suficientemente desprovisto de prejuicios para admitir la homosexualidad de Federico sin menoscabar su prestigio?”, fue la explicación que dio cuando le pidieron que incluyera esas líneas, en 1973.

Se conocieron en La Barraca. Comenzaron una amistad que les llevaría a ser amantes, a compartir textos, tertulias y deseos. Rafael Rodríguez Rapún se encontró con Federido García Lorca tres años antes de que éste fuese fusilado y durante ese tiempo generó en el poeta tanta pasión como dolor. Fue incluso el desencadenante de Sonetos del amor oscuro, el ingeniero de minas no se consideraba homosexual y tal como aseguró Modesto Higueras, íntimo amigo suyo, “a Rafael le gustaban las mujeres más que chuparse los dedos, pero estaba cogido en esa red. No cogido, inmerso en Federico. Después se quería escapar pero no podía… Fue tremendo”.

La historia de ambos, la de ese amor por días, y esa desesperación, ya ha sido contada varias veces, incluso llevada al teatro con La piedra oscura de Alberto Conejero. Se ha hablado de cómo la muerte del poeta llevó a su compañero a la más árida de las angustias, a alistarse incluso en el bando republicano. También de cómo éste le dejó algunos textos inéditos para que los mecanografiará y de cómo ambos murieron el mismo día pero en años distintos. Federico en 1936, fusilado, y Rafael en 1937, tras haber sido herido. Los dos el 18 de agosto.

¿Está el público suficientemente desprovisto de prejuicios para admitir la homosexualidad de Federico?”

Ahora, Seix Barral publica una versión ampliada de Confieso que he vivido de Pablo Neruda. En ella aparece un texto, El último amor de Federico, que había permanecido oculto por el miedo del autor a que éste dañase la reputación de su amigo. Además de un álbum fotográfico y la reproducción facsimilar de varios manuscritos del poeta. Pero, ¿por qué Neruda no incluyó estas líneas en su biografía? Según Darío Oses, que escribe el prólogo de esta edición que se publica este martes, el chileno pensó la sociedad todavía no estaba preparada para conocer esta historia. “¿Está el público suficientemente desprovisto de prejuicios para admitir la homosexualidad de Federico sin menoscabar su prestigio?”, fue la explicación que dio cuando le pidieron que incluyera esas líneas, en 1973.

Él había visto a Federico y a Rafael juntos. Los había visto como amigos. Lorca presentaba a Rapún como su secretario personal y se lo llevaba a las tertulias, al teatro, a cualquier lugar. En este texto cuenta que la homosexualidad del poeta “se llevaba a la manera española y latina”. “Esconder cuidadosamente esta inclinación personal de Federico. Hay mucho en esta actitud, de respeto al poeta asesinado. Pero también existe el tabú de lo sexual, la herencia eclesiástica del imperio y colonización española, la hipocresía decimonónica”.

Descubrí su pánico ante el asedio femenino”

También narra cómo él no se dio cuenta de su homosexualidad hasta muchos años después de conocer a Lorca. “Su cara gruesa y morena no tenía nada afeminado, su seducción era natural e intelectual. Está probada su homosexualidad y esto lo vi más tarde”. “En Buenos Aires (donde el poeta estuvo con Neruda en torno a 1933) comencé a tener alguna sospecha de su naturaleza amorosa. Descubrí su pánico ante el asedio femenino”, añade.

Federico García Lorca y Pablo Neruda en Buenos Aires en 1933. Archivo Funda­ción Federico García Lorca.

Federico García Lorca y Pablo Neruda en Buenos Aires en 1933. Archivo Funda­ción Federico García Lorca.

Neruda cuenta cómo llegó a un trato con Lorca por el que el poeta español le llamaría si necesitaba ayuda para “librarse” de alguna mujer. “Algunas de esas palomas engañadas por la luz de Federico cayeron en mis manos”, afirma. Durante aquella época el chileno no había conocido todavía a Rafael Rapún, con el que se encontraría durante una de sus estancias en Madrid. “Poco a poco me fui dando cuenta de que era este muchacho el persistente amor de Federico, su último amor. Tímido, de pelo largo, no muy alto ni muy delgado, tenía esa sencillez popular española”, detalla en el texto del que según el historiador Ian Gibson fue “el más hondo amor de Lorca”.

Este inédito cierra con la muerte de ambos, haciendo especial hincapié en que no le mataron por homosexual sino por intelectual y comentado que la misma suerte corrió su último gran amante. “No quedó nada del apuesto muchachón. Sus huesos y su sangre quedaron esparcidos en fragmentos minúsculos, en manchas casi invisibles, sobre la tierra española, que se tragaba cada día millares de otros muertos anónimos”. Cierra asegurando que es la felicidad lo que siempre acompañaba al poeta.