Antoni Molons, secretario general de Difusión y Atención Ciudadana de la Generalitat al que el Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona ha puesto hoy en el centro de su investigación sobre los preparativos del referéndum del 1-O ha formado parte durante la última legislatura del complejo entramado tejido por la ex Convergencia y ERC en el Palau de la Generalitat para controlar la gestión de los medios públicos y las subvenciones a medios privados.

El control de los medios y el «relato» del proceso independentista ha sido una auténtica obsesión tanto de Carles Puigdemont como de Oriol Junqueras durante los dos años de gobierno compartido bajo el paraguas de JxSi. Y Antoni Molons (CDC) y Miquel Martí Gamisans (ERC) han sido los generales de uno y otro partido en esta batalla.

Molons llegó al gobierno de Carles Puigdemont en enero de 2017, avalado por Artur Mas y David Madí, que ya confiaron en él como director general de Comunicación en el primer gobierno de Mas. Un año después de la formación de gobierno los ex convergentes llegaron a la conclusión de que ERC estaba ganando la batalla de los medios de comunicación, un ámbito en el que CDC siempre había reinado. Y optaron por sustituir a Jordi Vilajoana -ex diputado en el Congreso y ex director de TV3- por Molons, que aguardaba una nueva oportunidad en el departamento de Neus Munté.

Algunas fuentes los situaron el pasado verano como posible sustituto de su ex jefa, la consellera de Presidencia, cuando se produjo la crisis que forzó la salida del gobierno catalán de los consejeros más tibios en la preparación del referéndum unilateral. Munté, Jordi Jané, Mertixell Ruíz y Jordi Baiget dejaron el Govern cuando Puigdemont llegó a la conclusión de que podían intentar frenar la celebración de la consulta ilegal.

Como director general de Difusión y Atención Ciudadana debía «supervisar y organizar los servicios de comunicación corporativa de la Administración de la Generalitat» es decir, todas las subvenciones y campañas de comunicación, además de «aprobar las campañas de publicidad institucional» de la administración autonómica, según la definición de tareas del DOGC.

Molons es licenciado en Derecho y había trabajado en la Generalitat en el programa de desarrollo e implementación de la TDT local en Cataluña. Pasó también por el consorcio de televisión local Locaret, desde el que asesoró a los municipios en las concesiones de licencias de TDT.