Política

PP y Cs pierden en mitad de una bronca la votación sobre prisión permanente, pero ganan la calle

El PSOE usa el asesinato del niño almeriense al afirmar que "sin prisión permanente ganamos a ETA y con ella hemos perdido a Gabriel"

El padre de Diana Quer en el Congreso

El padre de Diana Quer en el Congreso EFE

Como no hay mejor defensa que un buen ataque, el portavoz del PSOE en el debate sobre la prisión permanente revisable (ppr), Juan Carlos Campo, ha arremetido contra PP y Ciudadanos a los que ha acusado de posición «demagógica», «vergonzosa» y «sonrojante»  para acabar sentenciando que sin prisión permanente revisable «ganamos a ETA y con ella, perdimos a Gabriel», en alusión al reciente asesinato del niño almeriense.

El debate ha terminado en bronca con un PSOE al que le ha venido esto en el peor de los momentos a pesar de haber  ganado su posición. El Congreso ha rechazado, según lo previsto, las enmiendas a la totalidad de PP y Ciudadanos para evitar la derogación de la prisión permanente revisable con 178 votos en contra, 167 a favor y una abstención.

Los padres de Diana Quer, Mariluz Cortés y Sandra Palo han seguido el debate

Todo ello se ha producido en presencia de  los padres de Diana Quer, de Mariluz Cortés y de Sandra Palo, que han seguido el debate desde la tribuna de invitados tras reunirse con la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y, posteriormente, con el propio jefe del Ejecutivo. Mariano Rajoy. Porque si bien Gobierno, PP y Ciudadanos han perdido la votación, cuentan con el respaldo explícito no sólo de estos familiares -que han amenazado con hacer campaña contra las formaciones políticas partidarias de la derogación– sino con el de más de dos millones de ciudadanos que han firmado a través de change.org el mantenimiento de esta pena, que refleja en muy buen medida el sentir de la calle.

Eso no ha sido óbice para que el socialista -en un tono mucho más duro que el resto de las personas que le han precedido en el uso de la palabra- haya calentado los ánimos acusando a Gobierno y PP de usar el dolor de las familias de las víctimas, dirigiéndose en concreto hacia el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y al portavoz popular, Rafael Hernando. Del primero le ha espetado que usó espuriamente la bufanda de Gabriel y, al segundo, aprovechar la capilla ardiente para hacer campaña a favor de la ppr.

178 votos en contra de las enmiendas de PP y Ciudadanos para mantener la prisión permanente

La derogación tiene un largo periplo que culminará en los próximos meses con la definitiva derogación de una pena «que la llaman así para sonar más amable pero que es la perpetua», ha proseguido el portavoz socialista sin dejar de acusar a Ciudadanos de «transformismo obsceno».

Hasta ese momento, tanto el portavoz popular como el de Ciudadanos habían reclamado al PSOE que se abstuviera en la votación a la espera del pronunciamiento del Tribunal Constitucional, al que los propios socialistas acudieron. No hubo en sus palabras más descalificaciones hacia el PSOE. De hecho, el popular José Antonio Bermúdez de Castro sí aprovechó su intervención para criticar más a Ciudadanos por su cambio de posición. Nada hacía aventurar que el socialista saliera en tromba contra ambos partidos.

PP y Ciudadanos habían pedido al PSOE que esperara al pronunciamiento del TC

Juan Carlos Girauta ha sido el primero en intervenir en el pleno apelando a la necesidad de esperar al pronunciamiento del Tribunal Constitucional antes de derogar la ppr y pedir a los socialistas que se abstuvieran, lo que provocó una ola de murmullos en la cámara. El mismo exhorto hizo el popular Bermúdez de Castro, apelando a la «coherencia» de los socialistas al reclamarles que no apoyasen su derogación  hasta conocer el pronunciamiento del alto tribunal.

Bermúdez de Castro les ha aludido para señalar al PSOE que no tienen que convencerles a ellos de que la ppr es «populismo punitivo» «sino a esas familias», lo que ha arrancado los aplausos de su bancada ante el indisimulado malestar de los diputados socialistas.

Pero el portavoz popular ha puesto el acento contra Ciudadanos, que llegó a calificar la ppr de «demagogia punitiva» y por haber «facilitado el trámite de la derogación». «Hoy la defienden y nos alegramos de ello», ha dicho Bermúdez de Castro, para agregar que «lo importante es saber cuál es su auténtica posición. Vamos a apoyar sin fisuras su enmienda, me alegro que hayan cambiado de criterio y que en este tema sea la última vez que lo hagan».

Poco antes Girauta admitía el hecho de que este asunto generara dudas entre los expertos y un debate sobre su constituconalidad, pero ha apelado a la exigencia de «no derogar en caliente», en alusión al asesinato de Gabriel Cruz, que ha conmocionado al país. Cree el representante naranja que además de la «loable» reinserción del preso, las penas «tienen el objetivo de proteger a la sociedad y a las personas».

Ni siquiera el portavoz del grupo que ha presentado la proposición de ley de derogación, el PNV, ha cargado contra populares y «naranjas». Mikel Legarda se ha limitado a explicar que «no hay razones de política criminal que justifiquen esta sanción» y se ha escudado en la ideología «humanista» del PNV para defender una pena idónea y proporcional, sin necesidad de «romper el consenso constitucional».

Comentar ()