Política

‘Pinchazo’ en la Escuela de Gobierno del PSOE: ni público, ni unidad, ni conclusiones

logo
‘Pinchazo’ en la Escuela de Gobierno del PSOE: ni público, ni unidad, ni conclusiones

Pedro Sánchez conversa con José Luis Rodríguez Zapatero y Cristina Narbona. EFE

Resumen:

La ausencia de las grandes voces con experiencia gubernamental como Felipe González o Rubalcaba y el pinchazo de público dejan un sabor agridulce en el PSOE tras su primera Escuela de Gobierno.

Zapatero y cuatro presidentes autonómicos muestran su respaldo a Pedro Sánchez y llaman a la unidad del partido.

El secretario general cierra las jornadas con la propuesta de limitar la subida de sueldo anual de ministros y diputados.

La Escuela de Buen Gobierno del PSOE deja un sabor agridulce en el partido. El objetivo declarado por Pedro Sánchez al anunciarla, la escenificación de la unidad del partido tras las primarias, se cayó a las pocas horas con la noticia de que no acudirían referentes y barones como Felipe González, Alfredo Pérez Rubalcaba, Elena Valenciano, Susana Díaz, Javier Fernández y Ximo Puig.

A esas relevantes ausencias se ha sumado la imagen de centenares de sillas vacías en la Nave Boetticher de Villaverde (Madrid) durante los principales actos de las jornadas: la intervención de José Luis Rodríguez Zapatero, de Javier Solana, el debate entre presidentes autonómicos y el discurso del secretario general. En la Ejecutiva socialista ha causado desazón ese problema de cálculo de asistentes por parte de la organización de los cursos.

Al pinchazo de las grandes voces socialistas con experiencia de gobierno y de público en general se ha sumado la falta de conclusiones destacadas en el discurso que ha ofrecido Pedro Sánchez este domingo para cerrar el ciclo. Quizás siguiendo el consejo de Zapatero, que advirtió el viernes de que un líder nunca se puede quejar para no desmoralizar a la tropa, el secretario general ha lanzado un mensaje triunfalista cuando todas las encuestas sitúan al PSOE por detrás de PP y Ciudadanos.  “Estamos tocando con la punta de los dedos ser la primera fuerza política en este país”, ha asegurado.

El grueso de la intervención de Pedro Sánchez estaba destinado a atacar al Gobierno por la subida de las pensiones un 0,25%. Al calor de las manifestaciones de los jubilados desde hace un mes, el líder socialista ha asegurado que existen recursos para aumentar las pensiones según el IPC. No ha recordado su propuesta de crear un impuesto extraordinario a la banca y se ha descolgado con una “advertencia” al Ejecutivo: “Si continúa sin escuchar a los jubilados y jubiladas en su reivindicación para que se levante esta dictadura del 0,25%, le advierto de que en el debate de los Presupuestos llevaremos que el Gobierno, diputados y senadores también liguen la evolución de su sueldo al 0,25% en solidaridad y coherencia con los jubilados y jubiladas de este país”.

Como elementos positivos, la cúpula socialista se queda con el apoyo de Zapatero al proyecto de Pedro Sánchez y a decisiones tan controvertidas para el PSOE como apoyar la derogación de la prisión permanente revisable en plena conmoción por el crimen del pequeño Gabriel Cruz. La intervención de Zapatero con sus llamadas a la unidad del PSOE llegaron como un bálsamo el jueves, cuando comenzaba el ‘experimento’ de la Escuela de Gobierno.

“Pedro tiene el respaldo que ningún otro secretario general ha tenido en nuestro partido”, advertía también este domingo el ex presidente de la Junta de Castilla y León Demetrio Madrid, que ha lanzado un consejo a Sánchez.  “No vuelvas a dimitir nunca hasta que estés tres mandatos, tres legislaturas como presidente del Gobierno”.

El ex presidente socialista ha sido uno de los galardonados por el PSOE con los nuevos Premios Manuel Marín, en su caso por su trayectoria autonómica. Ha  recibido la distinción junto a la ex concejala y alcaldesa de Santa Coloma de Gramanet (Barcelona) Manuela de Madre, por su trayectoria municipal, y el ex ministro Enrique Barón por su trayectoria parlamentaria.

También resultó significativo el respaldo a la iniciativa de presidentes autonómicos como Guillermo Fernández Vara (Extremadura); Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha); Francina Armengol (Baleares) y Javier Lambán (Asturias), que el sábado debatieron sobre el modelo autonómico moderados por Patxi López. Todos ellos felicitaron a Pedro Sánchez por organizar ese foro de encuentro y debate.