Política

Alta tensión en los Balcanes: violenta detención de un líder serbio en Kosovo

Policías kosovares armados se disponen a detener al delegado del gobierno serbio para Kosovo, Marko Djuric.

Policías kosovares armados se disponen a detener al delegado del gobierno serbio para Kosovo, Marko Djuric. RTS

No hay descanso para la tensión en los Balcanes. Este lunes, Kosovo y Serbia han vuelto a estar al límite del conflicto tras la detención de Marko Djuric, el delegado del Gobierno serbio para esta región que declaró unilateralmente su independencia en el año 2008. Djuric, que anunció su intención de visitar la ciudad serbokosovar de Mitrovica Norte, se había encontrado con la advertencia del gobierno de Pristina: no tenía permiso para entrar en el país.

Aun así, el dirigente viajó para participar en un acto de la comunidad serbia de la ciudad. Acabó violentamente detenido y trasladado a la capital, donde fue paseado y exhibido por la calle por las fuerzas kosovares mientras permanecía esposado.

Las imágenes del momento de la detención, grabadas por la televisión pública serbia, son de extrema tensión. Mientras Djuric participa en un acto con concejales y otros representantes políticos, ciudadanos tratan de bloquear la puerta de acceso ante la presencia policial. Las unidades especiales se enfrentan al ‘piquete’ y llegan a apuntarles directamente a la cara con fusiles de asalto. Consiguen entrar tras abrirse paso de forma contundente, lanzando botes de humo y granadas aturdidoras que acaban por liberar el acceso.

Una vez dentro, las escenas son igual de delicadas. El operativo asalta el salón de actos obligando a los asistentes a tirarse al suelo. A varios les golpean con los rifles para que permanezcan con la cabeza agachada mientras peinan el lugar para acabar encontrando y deteniendo a Djuric, la máxima autoridad serbia para la región de Kosovo y Metohija. En su salida, con la situación ya controlada, alguno de los agentes vuelca trípodes y destroza cámaras de televisión. La espectacular operación se saldó con 32 heridos.

Djuric fue trasladado posteriormente a la capital kosovar, Pristina, situada a unos 40 kilómetros de Mitrovica, donde fue detenido. Mitrovica es una ciudad dividida física y políticamente por el río Ibar. Los barrios al norte del puente son de mayoría serbia y tienden a obedecer a Belgrado. La parte sur es casi íntegramente albanokosovar. La tensión es frecuente y culminó hace unos meses con el asesinato del líder serbio Oliver Ivanovic, cuya autoría aún no se ha resuelto.

Una vez en Pristina, Djuric fue paseado esposado por las principales calles de la ciudad. Se le bajó del furgón policial y se le llevó casi a rastras hasta una de las comisarías principales de la capital. Posteriormente fue devuelto a un puesto fronterizo y expulsado del autoproclamado estado balcánico.

El delegado del gobierno de Serbia para Kosovo, Marko Djuric, gesticula desde el interior del vehículo militar que le trasladaba tras su detención en Mitrovica.

El delegado del gobierno de Serbia para Kosovo, Marko Djuric, gesticula desde el interior del vehículo militar que le trasladaba tras su detención en Mitrovica. EFE

El gobierno serbio de Aleksandr Vucic respondió inmediatamente denunciando que Djuric había sido «humillado» y «arrastrado por terroristas en las calles de Pristina». Vucic aseguró que su delegado había avisado con la antelación suficiente de su visita, de acuerdo a lo establecido en el Acuerdo de Bruselas firmado entre ambos países. Tildó el hecho de provocación y anunció que meditaría seriamente si continuar con las charles con Kosovo en el marco de la mediación de la Unión Europea.

Polémica con España

Kosovo declaró unilateralmente su independencia de Serbia en febrero del 2008, respaldada principalmente por Estados Unidos. Diez años después, España está entre los países que no reconocen ni la existencia de Kosovo ni la validez de su DUI. De hecho, en los últimos días se ha recrudecido esta polémica ante la perspectiva de la cumbre europea sobre integración balcánica que acogerá en los próximos meses Bulgaria en el marco de su presidencia rotatoria de la UE.

A ese encuentro de trabajo están invitadas delegaciones kosovares, lo que ha provocado el malestar de España y los otros cuatro países de la Unión que no reconocen al autoproclamado Estado: Grecia, Eslovaquia, Rumanía y Chipre. Las autoridades españolas ya han deslizado que no participarán de ninguna reunión a la que Kosovo asista como nación independiente.

Te puede interesar

Comentar ()