A poco más de un año para las elecciones municipales y europeas de 2019, el PSOE cree que está en condiciones de ser el partido más votado, con un 26% de los votos, seguido del PP con el 24%, Ciudadanos con el 17%, Podemos con el 8% e IU con el 4%, según un documento interno de la dirección federal. En el documento, llamado «Estimación electoral PSOE elecciones municipales y europeas 2019» y fechado en abril de 2018, los socialistas dibujan un panorama en el que el PP «se desploma», Cs mejora «sustancialmente» su resultado de 2015 y Podemos y sus confluencias «retroceden».

El equipo de Pedro Sánchez cree además que su resultado podría mejorar si acierta con los cabezas de lista para Madrid: «Podríamos mejorar las actuales expectativas electorales si acertamos en el ticket de campaña para Madrid», señala el informe, al que ha tenido acceso Efe.

En las elecciones de 2014 para el Parlamento Europeo, el PSOE obtuvo un 23% de los votos, frente al 26% del PP, el 10% de Izquierda Unida, el 8% de Podemos, el 6,51% de UPyD y el 3,16% de Ciudadanos. En el agregado de las municipales de 2015, el PP se impuso con el 27%, seguido del PSOE con el 25%, IU-Podemos con un 14% y Ciudadanos con un 7%.

Participación del 63%

Para su estimación de resultados el PSOE contempla una participación electoral del 63 % y cuenta con que, en el caso de sus votantes, la correspondencia del voto municipal con el de las europeas, cuando la cita electoral coincide, es «matemáticamente del cien por cien», aun siendo elecciones distintas. «Municipales y europeas convergen como una máquina perfectamente engrasada. Nuestros alcaldes, concejales y militantes son ‘agentes electorales’ muy experimentados y de primer nivel en el proceso de concentración de tres papeletas en un único voto. A ello habría que añadir candidatos fuertes para las europeas que refuercen esa sincronización con las municipales», señalan.

El PSOE estima que las europeas y autonómicas se celebrarán el 26 de mayo de 2019 como ‘primera vuelta de las generales’

Los socialistas prevén que las elecciones municipales, europeas y autonómicas se celebren como fecha más probable el 26 de mayo de 2019 y están convencidos de que el resultado de esa triple cita supone de facto una «primera vuelta de las generales». Creen que, una vez que en 2015 la batalla se planteaba en términos de bipartidismo, cuatro años después la disputa se está fraguando «entre dos bloques ideológicos: el de la derecha frente al de la izquierda».

Esto llevaría al PSOE no solo a consolidar su posición electoral de 2015 en el conjunto de autonomías, sino a ganar las municipales dieciséis años después, mejorando el resultado de 2015 tanto en porcentaje como en número de votos (unos seis millones). El documento recoge que, aunque Cs mejorará sustancialmente su resultado de 2015, se quedará «lejos» de lo que predicen los sondeos, como ya le pasó en las anteriores municipales, y subraya que la misma noche electoral el partido de Albert Rivera «deberá decidir si respeta que gobierne la lista más votada o no».

En cuanto a Podemos, las proyecciones de los socialistas apuntan al «desgaste» de sus gobiernos y da por hecho que «la asociación a la marca Podemos perjudica a todas sus confluencias por este orden, de más a menos: Galicia, Cataluña y Comunidad Valenciana». Respecto al efecto municipal de la disputa entre el PP y Cs, el informe del PSOE sitúa al partido de Mariano Rajoy como «muy perjudicado» en la batalla por el voto conservador, «con consecuencias no previsibles en el escenario político futuro».