Los Reyes Felipe y Letizia han ofrecido este jueves en el Palacio Real de Madrid un almuerzo con más de 200 personas en honor al príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, que termina en España una gira de presentación de sus planes de transformación del país.

La comida, que ha contado con toda clase de invitados, incluía al presidente del Gobierno y a siete ministros aunque lo llamativo se encontraba tanto en los representantes culturales, como el guitarrista Paco Peña, como en el elevado número de altos cargos, como el propio director del CNI, Félix Sanz Roldán. Además, cabe destacar, que entre las autoridades locales han asistido la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena y la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, pero no la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, tal y como informa Europa Press.

Los invitados han almorzado en el Salón de Columnas del Palacio Real

También han acudido empresarios que podrían tener intereses en Arabia Saudí, como el vicepresidente de CEO, el de la Cámara de Comercia o la presidenta de FCC, el presidnete Indra, Fernando Abril Martorell; el del consorcio del AVE Medina-La Meca, Jorge Segrelles; el de Renfe Operadora, Juan Alfaro; el de Sacyr, Manuel Manrique y el de Acciona, José Manuel Entrecanales.

Comida en el Palacio Real: los Reyes, junto al príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán.

Comida en el Palacio Real: los Reyes, junto al príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán. EFE

Todos los invitados han almorzado en el Salón de Columnas del Palacio Real, un espacio que se ha utilizado para otros actos solemnes -la firma de la abdicación del Rey Juan Carlos y de la entrada en la CEE- y almuerzos con otros invitados como el presidente palestino, Mahmud Abbas. En esta ocasión, no ha habido discursos ni del invitado ni del anfitrión. En el menú, alcachofas con boletus y pistachos, cordero con verduras y puré de limón y chocolate en texturas, y vino disponible para quien desee tomarlo.

Bin Salman, que viaja acompañado por un séquito de 700 personas, llegó el miércoles a Madrid. El príncipe se alojó en el Palacio del Pardo, lo que demuestra la importancia que España concede a la visita. Según ‘Arab News’, el Rey le ofreció una cena privada el miércoles.

Reuniones con Cospedal y Rajoy

Este jueves por la mañana, Bin Salman se reunió con la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, y por la tarde lo hará con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, una cita en la que está prevista la firma de acuerdos sobre varias materias, entre ellas justicia, cultura, transporte, ciencia y tecnología.

Entre estos, está previsto que ambos gobiernos firmen un acuerdo de intenciones que habilita políticamente la venta de cinco corbetas de Navantia a Arabia Saudí, que tendrá que formalizarse en las próximas semanas con empresas públicas saudíes. También se suscribirá un acuerdo sobre adiestramiento entre las Armadas de ambos países.

El embajador español en Arabia Saudí, Álvaro Iranzo, ha destacado en declaraciones a la publicación ‘Arab News’ que la visita llega en un momento clave de las relaciones, en el que se está definiendo «cómo puede España acompañar y asistir a Arabia Saudí en su impresionante proceso de transformación».

También ha avanzado que en la reunión con el Gobierno, está previsto que se anuncie una asociación estratégica entre los dos países para cooperar en sectores como la energía –incluidas las renovables– las infraestructuras, el turismo, el transporte, la ciencia, la tecnología la cultura y el entretenimiento.

Un consejo bilateral entre los dos países

Esa asociación ayudará a identificar y promover oportunidades de inversión en los dos países, con la creación de un consejo bilateral copresidido por el propio príncipe heredero y el presidente del Gobierno español, que se reunirán regularmente para darle impulso.

Todo ello en el marco del proyecto Visión 2030 del príncipe heredero que pretende modernizar el país y hacer su economía menos dependiente del petróleo y prevé crear para ello un fondo soberano de hasta dos billones de dólares, incluyendo la venta de hasta un 5 por ciento de la petrolera estatal Aramco.

Sin embargo, en el marco de la visita del príncipe no se ha programado ningún encuentro empresarial, aunque buena parte de los invitados al almuerzo lo son de grandes compañías, especialmente del sector de infraestructuras.