La corriente anticapitalista, la tercera en discordia en la batalla de Podemos en Madrid, critica el acuerdo alcanzado entre la dirección de Ramón Espinar en la capital e Iñigo Errejón, futuro candidato del partido en la Comunidad de Madrid. Ambas partes aprobaron el domingo un reglamento para celebrar las primarias pero esta fórmula no ha convencido a Lorena Ruiz-Huerta, portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, perteneciente a la corriente anticapitalista y posible rival de Errejón en primarias, que ha defendido que este acuerdo bilateral está hecho “para expulsar de la lista a las opciones que no sean la mayoritaria” y que “no garantiza la pluralidad”.

La dirigente y diputada autonómica se ha expresado así en los pasillos del parlamento madrileño, donde ha insistido en su disconformidad con adelantar las primarias, al que considera “prematuro” porque que  “no es el momento de estar pensando hacia dentro”. Este miércoles por la tarde el sector anticapitalista decidirá si Ruiz-Huerta planta cara a Errejón en primarias para ser la candidata que se enfrente a Cristina Cifuentes. Por lo pronto, y tras los acuerdos entre Espinar y Errejón, Podemos en Movimiento se ha mantenido al margen de los acuerdos y se ha mostrado crítico con las fórmulas acordadas.

Si nos presentáramos no vamos a imponer ninguna lista ni ningún programa”, explica Ruiz-Huerta

El nuevo reglamento [consultar aquí en PDF], critica la dirigente, fue aprobado “con las exigencias del candidato favorito de la dirección del partido”, y según su opinión no garantiza la pluralidad y está hecho “para expulsar de la lista a las opciones que no sean la mayoritaria”, informa Efe. Desde su punto de vista, la única manera de ganar elecciones en 2019 es “construir la unidad popular” y para ello es partidaria de integrar a otras fuerzas políticas como Equo o IU para diseñar unas primarias al estilo de Ahora Madrid, donde converjan varias corrientes para “hacer una lista que tenga en cuenta al resto de actores políticos del cambio”.

La portavoz de Podemos ha apuntado que los dirigentes de su corriente fueron los únicos que se opusieron a este reglamento, pactado entre los dos principales sectores, y ha adelantado que, en el caso de que presente su propia candidatura a primarias, optarían por criterios muy distintos a los empleados en esta ocasión. En este sentido, ha admitido que no tiene decidido si se va a presentar o no a las primarias y que será la asamblea de Podemos en Movimiento o Anticapitalistas quienes lo decidan este miércoles. “Si finalmente nosotros decidiéramos presentarnos lo que en ningún caso vamos a hacer es imponer una lista ni imponer un programa. En caso de que obtuviéramos la victoria, seguiríamos empeñados en promover un proceso de unidad popular”, ha subrayado.

La dirigente ha criticado que la disputa interna esté acaparando los focos y que se esté hablando “más de las primarias de Podemos que de lo que de verdad preocupa a la ciudadanía”. “Tenemos una presidenta que ha obtenido un máster de manera fraudulenta, que ha mentido con un descaro que no tiene precedentes en la región y que está empeñada en no dimitir, a pesar de la crisis de Gobierno en la Comunidad de Madrid”, ha destacado.