El Gobierno es el único que puede evitar la delegación de voto de Carles Puigdemont en el próximo intento de investidura de Cataluña, un voto determinante para que el bloque de JxCat y ERC puedan investir a un candidato sin el apoyo de la CUP. Así lo ha asegurado hoy el portavoz de C’s en el Parlament, Carlos Carrizosa, quien ha reclamado al ejecutivo de Mariano Rajoy que recurra esa delegación de voto ante el Tribunal Constitucional.

La Mesa del Parlament ha rechazado hoy la petición de revocación presentada por C’s contra esa delegación de voto, que Puigdemont ya ejerció en el último pleno para aprobar una resolución independentista sin más incidencia política. Una vez aprobada esa primera delegación, sin embargo, el bloque independentista entiende que esa delegación de voto puede trasladarse automáticamente a los próximos plenos.

Una vez aprobada la primera delegacion de voto el bloque independentista entiende que puede trasladarse a los próximos plenos

No sólo eso, desde Esquerra defienden además que el criterio aplicado a Puigdemont debe trasladarse ahora a Antoni Comin, sometido a medidas cautelares dictadas por la justicia belga a la espera de que tome una decisión sobre la petición de extradición española. Y esos son los dos votos que le falta al bloque independentista para ganar una investidura en segunda vuelta.

En este contexto, Carrizosa ha recordado que sólo el Gobierno podría bloquear la delegación de voto con un recurso ante el Tribunal Constitucional, que en el caso del Ejecutivo comporta la suspensión automática de la decisión de la Mesa. Ha destacado además que el Consejo de Estado ya fundamentó este recurso en su dictamen sobre la investidura de Puigdemont.

Carrizosa ha recordado que estos votos “pueden alterar mayorías de la Cámara fraudulentamente” por lo que ha asegurado que estudiarán presentar un recurso de amparo ante el Constitucional, pero ha recordado que su recurso no suspende automáticamente la decisión impuesta por el bloque independentista.

“A quien correspondería tomar cartas en el asunto es al Gobierno” ha advertido el portavoz de C’s, “Queremos que el Gobierno se pronuncie y asuma su responsabilidad en virtud del dictamen del Consejo de Estado, si nosotros recurrimos en amparo es casi imposible que lleguemos a tiempo en sesión de investidura”.

El PSC quiere actúe el Constitucional

Los socialistas catalanes, por su parte, mantiene que debe ser el Tribunal Constitucional el que actúe de oficio contra la delegación de voto de Puigdemont. “Las medidas cautelares del Constitucional siguen vigentes” ha recordado la portavoz socialista, Eva Granados, quien ha defendido que, “una vez hecha reconsideración del PSC, si el TC considera que estas personas no tienen derecho a voto debería estudiar un incidente de ejecución”.