Nuevas revelaciones del caso Lezo. Según refleja la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) en un informe remitido al magistrado de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, el expresidente madrileño Ignacio González utilizó su despacho oficial en la sede del gobierno de la Comunidad para sus negocios particulares opacos.

Dicha circunstancia se recoge en los apuntes de su agenda electrónica que ha sido intervenida en esta macrocausa de corrupción, y a la que ha tenido acceso El Independiente. En ese documento, el cabecilla de Lezo anotó dos citas para el 31 de enero de 2013.  Una, a las 17:00 horas con ‘L.V.M’ y otra a las 19 horas con ‘ERodríguez Sobrino’. Ambas anotaciones llevan adjuntas la palabra ‘Sol’, lugar donde se ubica la sede de la Comunidad de Madrid en la capital, es decir, la Antigua Casa de Correos que sita en la Puerta del Sol.

La primera de esas iniciales es identificada por la UCO con Luis Vicente Moro, ex delegado del Gobierno en Ceuta, y presunto testaferro de González. La segunda se corresponde su Rodríguez Sobrino, ex presidente de Inassa y mano derecha del expresidente popular. Los tres están siendo investigados por el desvío de fondos opacos y los tres se reunieron en la sede regional con el expresidente del PP.

Imagen de la agenda de Ignacio González

Imagen de la agenda de Ignacio González

Sin embargo,  esta no fue la primera ni la última ocasión en la que Ignacio González trató sus negocios particulares desde su despacho de la Comunidad de Madrid. También lo hizo el 27 de febrero de ese año cuando volvió a reunirse con Edmundo Rodríguez Sobrino. Ese día también quedo en Sol con el ex gerente del PP de Madrid, Beltrán Gutiérrez, imputado por la presunta financiación irregular de la formación conservadora, según refleja la citada agenda.

En dicho informe policial, los agentes de la Guardia Civil explican que con anterioridad a que se produjera la compra de la empresa brasileña Emissao por parte del Canal de Isabel II en noviembre de 2013 se ha detectado “una operativa sospechosa de desvío de fondos con origen desconocido, mediante la que Edmundo Rodríguez Sobrino estaría haciendo llegar cantidades indeterminadas de dinero a Luis Vicente Moro».

Imagen de la agenda de Ignacio González

. Imagen de la agenda de Ignacio González

La UCO sostiene que los indicios obtenidos hasta el momento apuntan a que, para llevar a cabo esta operativa, los investigados “habrían instrumentalizado» una sociedad colombiana denominada Epsilon Gerencia de Poryectos SAS, proveedor de Inassa y sus filiales. Para llegar a estas conclusiones la Guardia Civil analizó distintos dispositivos electrónicos que le fueron incautados  Ignacio González y Edmundo Rodríguez Sobrino a partir de que estallase el caso Lezo. Entre dichos dispositivos, se encuentra la agenda personal del ex dirigente del PP que muestra esos encuentros en la Puerta del Sol.

Además, al cruzar el contenido de los datos, los investigadores aprecian cómo, tras la reunión mantenida entre González y el ex presidente de Inassa el 31 de diciembre de 2013, este elaboró una serie de anotaciones denominadas “7.Pendientes ED” con los asuntos que mantenía pendientes con el entonces presidente de la Comunidad de Madrid. Entre esas notas figura una relacionada con una factura de seguridad de 6.000 euros de importe. A su vez, la Guardia Civil ha detectado una factura girada por Luis Vicente Moro a Epsilon por ese mismo importe por los servicios técnicos prestados en enero de 2013.