El PNV continúa con su plan para rebajar la tensión dialéctica y las exigencia hacia el Gobierno del PP de cara a la votación presupuestaria. La moderación del mensaje que en los últimos días ha protagonizado la formación ha continuado este miércoles en voz de su presidente. El PNV ha pasado de la exigencia ineludible de levantar el 155 antes de cualquier acercamiento presupuestario, a apelar, a dos días del primer debate de las cuentas en el Congreso, a al menos «gestos» con Cataluña suficientes que le permitan justificar un nuevo entendimiento con el Gobierno de Rajoy. Hoy el presidente de PNV, Andoni Ortuzar, ha asegurado que es partidario de facilitar estabilidad al Estado y que para ello contribuir a la aprobación de unos presupuestos puede ser fundamental.

Ha condicionado que eso ocurra y que el PNV lo facilite a que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tenga un “gesto político” con Cataluña para “allanar el camino” y “eliminar obstáculos” para facilitar la conformación de un nuevo ejecutivo antes del 22 de mayo. De cara a un posible respaldo de su formación ha puntualizado que “todo aquello que acerque la desaparición del 155 será valorado y todo lo que lo haga perdurar será censurado”.

El dirigente nacionalista ha apuntado, sin embargo, que esa responsabilidad no recae únicamente en los cinco escaños del PNV, “hay 345 más”. No ha ocultado que la presión que sobre ellos se quiere imponer “es incómoda” y que por ello “queremos sacudirnos ese polvo del camino”: “Nadie puede echar sobre las espaldas del PNV el futuro de España”, ha señalado.

Si bien el plazo de presentación de enmiendas a la totalidad concluye este viernes, el momento relevante se producirá el día 27, según el líder nacionalista. Será entonces cuando se somete a votación las enmiendas a la totalidad para devolver el proyecto de presupuestos. La posición del PNV no la ha avanzado, “la acordaremos este jueves” pese a que todo apunta a que permitirán que el Ejecutivo de Rajoy pueda superar este trámite. En los casi dos meses posteriores que se abrirían para una negociación de enmiendas parciales los nacionalistas vascos reclamarían al Gobierno gestos con Cataluña para acceder a pactar.

El presidente del PNV le da de plazo hasta el 22 de mayo a Rajoy a «allanar el camino» para la conformación de un Gobierno en Cataluña

El presidente del PNV ha vinculado la posición final de su partido ante los presupuestos con la conformación de un Gobierno en Cataluña, cuyo plazo expira el 22 de mayo, víspera para la convocatoria de unas nuevas elecciones autonómicas. Ortuzar ha apuntado que hasta entonces el Ejecutivo español debería “facilitar las cosas, eliminar obstáculos” y “allanar el camino” en Cataluña para aflorar un nuevo Gobierno, “que creo que se va a conformar”, ha asegurado en declaraciones a la Cadena Ser, convencido de que las formaciones soberanistas presentarán un candidato sin carga judicial.

Relación «más que buena» con Rajoy

Ha reconocido que el PNV apuesta por agotar la legislatura, sabedor de que la alternativa puede pasar por Ciudadanos y no por la izquierda, “y eso se lo tiene que hacer mirar”. Confía en que si el actual mandato se culmina sea para salir de la “antipolítica” en la que se ha desarrollado la primera parte de la misma para comenzar una segunda parte que permita abrir un periodo de “dialogo y nuevos escenarios” y en ningún caso “para profundizar en la agonía”.

Preguntado por qué elementos incorporarían a una posible negociación presupuestaria, ha subrayado que el desarrollo del Estatuto de Gernika será fundamental, con reclamaciones sobre materias como las prisiones, la Seguridad Social, determinadas competencias de la banca, las infraestructuras o los seguros.

Ortuzar ha afirmado que su interlocución con el presidente Rajoy es “más que buena”, “muy frecuente” con el PdeCat y “fluida” con Esquerra Republicana. Por ello, ha confiado en que se pueda alcanzar un acuerdo en Cataluña antes del 22 de mayo y con ello alejar el 155. Ha señalado que la aplicación de este artículo “nosotros lo hemos vivido como una agresión” no sólo contra Cataluña sino también contra el País Vasco, “si se ha aplicado allí, ¿por qué no se nos iba a aplicar a nosotros?”.

Ortuzar acusa a Rivera de «no creer en la Constitución» y querer «acabar con los nacionalistas»

En su intervención el presidente del EBB ha criticado con dureza a Albert Rivera y su formación, Ciudadanos, “que tiene una visión estrecha de España”. “A Albert Rivera no le gusta la Constitución española actual”, ha dicho. En este punto ha recordado que C´s cuestiona elementos básicos de los vascos, como sus derechos históricos, los fueros o el Concierto Económico, “amparados por la Constitución” y que unen a todas las sensibilidades políticas en Euskadi. Ortuzar ha alertado del riesgo que supondría que la alternativa al actual Gobierno del PP sea “una derecha más de palo que de zanahoria”, en referencia a Ciudadanos.

Sobre Rivera ha reconocido que apenas tiene relación con él, ya que en realidad lo que desearía es “acabar con los nacionalistas”: “Yo no quiero acabar con él, ¿no podemos coexistir?”. No ha ocultado que “eso es lo que viene y no nos gusta nada que venga”, ha dicho.

Por último, se ha referido al escándalo del master de Cristina Cifuentes de la que ha dicho que “no le creo” y que ha convertido este caso en un “tufillo que no es bueno”. Considera que los cargos públicos deben ser “y parecer ejemplares” y en este caso no lo son, “yo me habría ido ya”. Por todo ello, ha apuntado que el PP debería iniciar un proceso de regeneración de “personas y modos de hacer” como ya han abordado otras formaciones como la suya.