El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha solicitado darse de baja del sindicato UGT, al que pertenece desde el año 2002, cuando trabajaba para La Caixa. En una carta remitida a la organización el pasado 12 de abril, Rivera señala que «este sindicato ha decidido apoyar a los imputados (…) en el intento de golpe separatista del pasado otoño en Cataluña».

«Cuando me afilié, entendí que era un sindicato que podría representarme y defender mis derechos como trabajador», señala en la misiva, en la que explica que, pese a que se afilió cuando trabajaba en la empresa privada, siguió perteneciendo al sindicato por su papel de «representatividad en la sociedad». No obstante, a su juicio, la entidad ha cambiado en los últimos años, «se ha ido politizando, desviándose de las funciones que le atribuye nuestra Constitución», hasta el punto de apoyar a los separatistas.

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

«Como estoy en desacuerdo con el cuestionamiento que hace su organización de nuestro sistema judicial y el apoyo a aquellos que pretenden quebrar nuestros valores constitucionales, les solicito la baja como afiliado de su entidad», sentencia.

La carta fue enviada el solo tres días antes de la manifestación en apoyo a los presos independentistas en la que participaron tanto CC.OO como UGT. Tanto Rivera como su partido se han mostrado muy críticos con la participación de los dos sindicatos mayoritarios en la concentración del pasado fin de semana. Si bien el líder de CC.OO, Unai Sordo defendía este apoyo como un intento de «tender puentes», este punto de vista no convence al líder de Ciudadanos, que les recordó la labor de representación de los sindicatos, que reciben además subvenciones públicas.

Por otro lado, denunciaba esta semana que ninguno de los dos sindicatos participara en ninguna de las dos grandes manifestaciones constitucionalistas celebradas en Cataluña «para defender la democracia y la Constitución». A su juicio, su participación en las del pasado fin de semana «fue un error».