La Fiscalía de Delitos de Odio ha denunciado a nueve profesores del IES El Palau de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) por sus comentarios en clase criticando la actuación policial durante el 1-O, pese a la «humillación» que sabían que podían causar a alumnos hijos de agentes de la Guardia Civil. El juez deberá determinar ahora si los docentes han lesionado la dignidad de las personas por motivos de discriminación por nacionalidad y han cometido delitos contra la integridad moral e injurias graves contra los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado.

La denuncia, que según el Ministerio Público será instruida por el Juzgado de Instrucción 3 de Martorell (Barcelona), acusa a los nueve profesores de lesionar la dignidad de las personas por motivos de discriminación por nacionalidad y a cinco de ellos también por un delito de injurias graves contra los cuerpos y fuerzas de seguridad.

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

El fiscal actuó tras recibir un atestado en el que la Guardia Civil detallaba los testimonios de padres de alumnos de dicho centro en los que relataban cómo docentes de este instituto catalán se habían dirigido en clase a los estudiantes «en términos despectivos y humillantes» para conminar al resto a pronunciarse a condenar las intervenciones que los guardias civiles y los policías nacionales habían llevado a cabo la jornada anterior en un intento de hacer cumplir las órdenes judiciales que les obligaban a impedir la celebración del referéndum de autodeterminación al haber sido declarado ilegal por el Tribunal Constitucional.

El escrito, de 20 páginas, reproduce literalmente algunas de las expresiones deslizadas por los profesores en las aulas y que los alumnos trasladaron posteriormente a sus padres. «No me encuentro en disposición de dar clases normales por lo acontecido en el día de ayer, ya que la Policía y la Guardia Civil me han tratado a palos, porque son unos animales y unos bestias que solo saben dar palos». Así recibió un profesor de Matemáticas de 4º de ESO -de nombre Jordi- a sus alumnos a las 9 horas del 2 de octubre.

Una alumna hija de un agente «rompió a llorar» cuando escuchó decir en clase a una profesora: «»Los guardias civiles son unos animales, sólo saben dar palos»

El docente fue replicado por la hija de un agente de la Benemérita, quien le contestó que su padre era guardia civil y que no había
pegado ningún palo a nadie el día anterior. La menor, llamada Carmen, «rompió a llorar» cuando en la clase siguiente escuchó decir a la profesora de catalán: «Los guardias civiles son unos animales, sólo saben dar palos». Afectada, la estudiante pidió autorización para abandonar la clase antes de tiempo.

«A consecuencia de los comentarios y del debate provocado por ambos docentes, la menor se sintió señalada y humillada ante el resto de compañeros de aula y expuesta al rechazo de los mismos por ser hija de guardia civil y también angustiada, viéndose obligada a llamar a su padre por teléfono para solicitarle que viniera a buscarla porque no aguantaba más la presión a la que estaba siendo sometida con el beneplácito de ambos docentes. Después de los hechos, la menor ha tenido sentimientos de sufrimiento, llorando a intervalos durante todo el día en que ocurrieron los hechos preguntando constantemente a sus padres sobre la forma en que iba a acabar la situación que vivían en el centro escolar en clara referencia a los comentarios que habían realizado sus profesores», expone el fiscal en su escrito.

«Parecen perros rabiosos»

«¿Estarás contento con lo que hizo tu padre ayer?», «parecen perros rabiosos», «el que esté a favor de la violencia policial que se quede en clase y el que no, que se baje al patio», «¿quiénes son hijos de guardias civiles?» y «estoy muy afectada por los hechos y la actuación desproporcionada de la Guardia Civil ocurridos en el día de ayer», son algunas de las expresiones que tuvieron que escuchar los alumnos del IES El Palau de Sant Andreu de la Barca la mañana siguiente al desarrollo de la consulta ilegal.

En un informe posterior, los agentes ya habían identificado a los profesores que habrían actuado en esos términos tras el listado facilitado por la dirección del centro, que también aportó una copia del correo electrónico enviado por la Dirección de Servicios Territoriales del Bajo Llobregat el 2 de octubre en el que solicitaba a ese centro organizar para ese día, sobre las 12 horas, un acto por la Paz y no Violencia al que serían convocados alumnos y profesores.