ETA ha entregado dos cajas con armas a las autoridades francesas en Bayona, nueve días antes de la anunciada disolución de la banda terrorista y un año después de la escenificación de su desarme, también en Bayona.

La localidad vasco francesa de Cambo-les-Bains, un municipio francés cercano a Bayona, ha sido el lugar elegido por organizaciones y diferentes personalidades de los conocidos como ‘mediadores’ para escenificar el próximo 4 de mayo el acto de disolución de la banda terrorista que ha dejado más de 800 asesinados en sus 60 años de historia.

El acto de Cambo será la ‘pista de aterrizaje’ para que ETA proceda a su final, como en su día fue Aiete para que el 20 de octubre de 2011 la banda declarara el cese de los atentados.

Han transcurrido más de seis años desde que ETA claudicara asfixiada por los sucesivos golpes policiales y desistiera de forma definitiva de la violencia y más de uno desde que escenificara su desarme en un acto celebrado en Bayona el 8 de abril de 2017. Ese día aseguró que había entregado en ocho depósitos enterrados en Francia 120 armas y tres toneladas de explosivos.