Íñigo Alli Martínez (Pamplona, 1973) fue uno de los protagonistas de este miércoles en el Congreso. El diputado navarro, uno de los dos que tiene Unión del Pueblo Navarro (UPN) en el Hemiciclo, anunció que no apoyarían los Presupuestos Generales del Estado «tal como están» redactados. Se reconoce algo «molesto» por el hecho de que el PP dé su voto por sentado: «No cuenten 136 votos, resten de ahí dos escaños», advirtió Alli a los populares desde la tribuna. Un golpe en la mesa que pone en riesgo el proyecto de ley más importante de la legislatura.

Si la baja inversión pública para Navarra les generaba reticencias a la hora de dar su apoyo a las cuentas, el pacto in extremis entre Gobierno y PNV les generó aún más dudas. Para Alli estos acuerdos deben darse desde la «lealtad institucional», cosa que a su juicio no se cumple. «Si va a ser una concesión a aquellas fuerzas que no quieren nada del Estado y que se quieren marchar, no estaremos de acuerdo», zanja el dirigente, que apunta al agravio comparativo entre vascos y navarros en estos Presupuestos.

Pregunta. ¿Por qué se plantean no apoyar los presupuestos?

Respuesta. Por tres razones. En cuanto a la financiación pública, salimos muy perjudicados en la Comunidad foral respecto a otras comunidades. Además, creemos que son una concesión del PP al nacionalismo vasco y si es a costa de los navarros, nos van a tener enfrente. El trabajo de un diputado de Navarra, sintiéndonos españoles como somos, consiste en ser embajador de los navarros aquí y defender sus intereses. Si no se modifican los presupuestos en las negociación no los aprobaremos.

P.- ¿Les ha molestado el acuerdo con el PNV?

R.-No, porque todo lo que sea estabilidad en el país está en el ADN de UPN. Pero siempre y cuando no atente contra los intereses de Navarra, donde sabemos que hay una parte nacionalista que pretende anexionarnos a Euskadi. El acuerdo del PNV viene a raíz de las pensiones en este país, y el primer partido que exigió a Rajoy en pregunta parlamentaria que subiera las pensiones el pasado febrero fue UPN.

P.- ¿Cómo valoran esta política del Gobierno de hacer pactos para conseguir apoyos?

R.- Siempre que las concesiones no vayan en contra del estado de convivencia que nos hemos dado, de la lealtad constitucional, y siempre que sea bueno para el conjunto de los españoles, estaremos de acuerdo. Ahora, si al final va a ser una concesión para aprobar los presupuestos a aquellas fuerzas que no quieren nada del Estado y que se quieren marchar, no estaremos de acuerdo. Si el PNV se lleva un incremento, y en Navarra hay una bajada de la inversión pública…

P.- ¿Qué exigirían para apoyar las cuentas?

R.- Exigimos un incremento de la inversión pública respecto al año pasado, pero irá en función de las infraestructuras, porque todas las partidas presupuestarias que pedimos van asociadas a infraestructuras. Consistiría en el desarrollo y la aceleración de inversiones públicas esenciales: uno es que el tren de Alta Velocidad llegue en el 2023 a la Comunidad foral de Navarra, con fechas, y responsables de proyecto; que garanticemos en la Ribera navarra el abastecimiento de agua a través del Canal de Navarra. Y, por otra parte, la gratuidad de la autovía A-15 que conecta Navarra con Madrid para no ir por la nacional, que es muy peligrosa. Estamos negociando, pero tendrá que ser antes de este viernes, que vence el plazo para registrar las enmiendas parciales.

P.- ¿El anuncio ha sido una sorpresa para el Gobierno?

R.-  Hacemos esta intervención desde el convencimiento y no desde la teatralidad. Somos un partido fiable y el Gobierno de España ya es conocedor de esta situación por la que no tiene nuestro apoyo.

P.- ¿Cuál es la diferencia entre esta vez y el año pasado, que sí apoyaron los Presupuestos de Montoro?

R. – La gran diferencia es que el PNV es un partido nacionalista y UPN es regionalista, somos españoles y europeístas, y todo lo que hacemos es siempre desde la lealtad constitucional, desde la solidaridad de los navarros con el conjunto de los españoles y desde la defensa del fuero navarro que es parte del ser colectivo. Ellos son nacionalistas y nosotros no. Considero que ellos no negocian desde la lealtad constitucional y a veces puede parecer que en términos comparativos entre el convenio económico navarro con el cupo vasco, los navarros somos mucho más solidarios que los vascos en términos comparativos. Hay diferencias abismales.