Hace tan solo unos días, el ex primer ministro francés Manuel Valls (1962), daba el titular en una entrevista en televisión: estaba estudiando la propuesta de Ciudadanos para ser candidato a la Alcaldía de Barcelona con la bandera naranja. Este anuncio sorprendió incluso a los propios miembros del partido de Albert Rivera, que solo un día después celebraba su primer encuentro nacional con los comités autonómicos. Al líder del partido no le quedó otra opción que confirmar las palabras de Valls, pero lo cierto es que el anuncio se produjo más de seis meses antes de lo previsto. No quería dar nombres hasta enero de 2019.

La propuesta de Valls se produjo hace unos meses, pero lleva trabajándose más tiempo. El ex primer ministro francés tiene muy buena sintonía con el partido de Rivera, con el que comparte muchos intereses, sobre todo su lucha contra el independentismo. Entre otras cosas porque, pese a su marcado acento francés, Valls, de padre catalán y madre italiana, nació en Barcelona y se ha mostrado muy implicado durante el desafío independentista que vive Cataluña. Tanto que ha participado junto a otros líderes políticos en las manifestaciones por el constitucionalismo y en las de Sociedad Civil Catalana. Es precisamente en la de abril de 2017 donde los contactos entre Rivera y él comenzaron a intensificarse.

Valls participó incluso en el acto de campaña de Ciudadanos antes de las elecciones del 21-D

El acercamiento entre ambos ha sido «muy natural», según informan fuentes del partido. La gran sintonía que desprenden ha hecho que con cada encuentro los dos se hayan tanteado mutuamente mostrado su buena disposición para trabajar juntos. Valls incluso asistió al acto de campaña de la formación naranja unos días antes de las elecciones catalanas del 21-D, un episodio que supuso un punto de inflexión para dar el paso definitivo. Al final, fue Rivera quien le propuso ir como candidato naranja para disputarle la Alcaldía de Barcelona a Ada Colau.

Y es que la formación naranja ve en Valls una de las grandes apuestas del partido para conquistar la ciudad condal. Tras dos años como primer ministro durante el gobierno de François Hollande (2014-2016), fue anteriormente el responsable de la cartera de Interior y abandonó la militancia socialista después de casi cuatro décadas para unirse al proyecto de Emmanuele Macron, con quien Rivera se ve muy reflejado por marcar el centro político en su país. De hecho, ahora trabaja para la marca equivalente a Ciudadanos en Francia, En Marcha, que gobierna en la actualidad, por lo que su aterrizaje en la política española no supondría ningún viraje.

Aunque Valls no ha dado una respuesta definitiva, en Ciudadanos dan prácticamente por hecho el sí tanto por sus discursos en público como por sus ganas de cambiar de vida y pasar un tiempo en su Barcelona natal. Este cambio de vida tiene que ver con su reciente divorcio de la violinista Anne Gravoin, con la que llevaba 12 años, y su nuevo noviazgo con la diputada de la Asamblea Nacional Francesa Olivia Gregoire, de 39 años.

Son estos cambios recientes lo que le ha llevado a querer pasar página y volver un tiempo a sus orígenes en Cataluña. De hecho, si no fuera por el puesto que ocupa su pareja en la actualidad como portavoz de República en Marcha, que le obliga a residir en Francia, la formación naranja esta convencida de que ya tendrían una respuesta afirmativa. «La duda es más personal que profesional», apuntan.

Reivindicación de su origen catalán

Esta misma semana, Manuel Valls aprovechó el acto de recogida del premio Sociedad Civil Catalana al Seny para despejar las dudas sobre su compromiso con Cataluña ante la posible apuesta por el Ayuntamiento barcelonés reivindicando su origen catalán. «Sueño en catalán aunque también en francés», señaló, no sin antes cerrar su discurso con un refrán catalán que refleja el paralelismo con su candidatura. «Roda al mon i torna al Born», declaró a los asistentes. O lo que es lo mismo: «Recorre el mundo y vuelve al Born».

«Esta frase es de alcalde», aseguran fuentes cercanas. Y es que se han llegado a barajar dos puestos para el ex primer ministro galo. Además del Ayuntamiento, se ha escuchado su nombre para el Parlamento Europeo, pero él «quiere la Alcaldía», aseguran. Por tanto, aunque el partido celebre primarias, la hasta ahora candidata de Ciudadanos a la Ciudad Condal, Carina Mejías, ya sabe que no repetirá en 2019 y rápidamente se ha puesto a disposición de Valls si finalmente accede a su puesto. De hecho, ya conoce tanto a los grupos parlamentarios y los nombres que lo componen para saber de primera mano a lo que se enfrenta.

Pero no es solo este interés en Cataluña y su lucha contra el nacionalismo y el populismo lo que comparte con Ciudadanos, también su visión europeísta, que dejó patente también en el acto de Sociedad Civil Catalana.

Sin afiliación

Manuel Valls es uno de los fichajes independientes con los que contará Ciudadanos en las próximas autonómicas y municipales, por lo que no es todavía afiliado. Aunque «lo ideal sería que se afiliara», según fuentes de la cúpula, reconocen que no será un impedimento para su candidatura si no quiere hacerlo. Algunos de los nombres que a lo largo de su trayectoria ha ido incorporando Ciudadanos en sus listas empezaron sin afiliación y ahora «son más de Ciudadanos que yo», recordaba en broma Rivera el pasado fin de semana durante el encuentro nacional. Pero no es en su afiliación en lo que piensa el partido en estos momentos, sino en que confirme su candidatura.