Política

Ofensiva desde Estremera: confianza en Puigdemont ante los "días trascendentales"

Mensaje conjunto de los exconsejeros del PDeCat: "Ante los días trascendentales que vienen, apoyamos al presidente Puigdemont en las medidas que lleve a cabo".

Acción coordinada desde Estremera. Los tres exconsejeros del PDeCat en prisión preventiva, Josep Rull, Jordi Turull y Joaquim Forn, se han puesto de acuerdo para lanzar un mismo tweet este lunes a las seis de la tarde. Un mensaje que ha aparecido en sus redes de forma simultánea y que anticipa movimientos en el bloque independentista. «Ante los días trascendentales que vienen, apoyamos al presidente Puigdemont en las medidas que lleve a cabo».

Su mensaje, pactado y medido, llega después de que el grupo parlamentario de Junts per Catalunya confirmase a finales de la semana pasada que no obligará a la Mesa a desobedecer los mandatos del Tribunal Constitucional para investir a Carles Puigdemont. O lo que es lo mismo: que renuncia a investir a Carles Puigdemont, dado que su elección no resulta posible actualmente sin que medie desobediencia.

Ante ese escenario, el independentismo ya piensa en un plan D para conseguir una investidura antes del 22 de mayo, fecha límite antes de que el Parlament quede disuelto y se convoquen automáticamente nuevas elecciones. Aunque las elecciones no se descartan especialmente desde las filas de JxCat, que aprecia importantes beneficios electorales en unos nuevos comicios, la elección de un candidato que pueda asumir la presidencia de la Generalitat sigue siendo la opción prioritaria.

Una elección que ha levantado ampollas en las filas del propio partido en las últimas horas. La portavoz del PDeCat, Maria Senserrich, deslizó que debía ser todo el grupo de Junts per Catalunya, incluidos los diputados del PDeCat, quienes consensúen un nombre para la investidura. A ser posible libre de cargas judiciales e incluso con guiños al acercamiento de los comunes. El grupo de diputados cercanos a Carles Puigdemont se lanzó en tromba contra la portavoz, con un mensaje único: el presidente legítimo sigue siendo Puigdemont, y si él no puede asumir la presidencia ahora, deberá hacerlo quien él decida.

Esa es la hoja de ruta a la que han apuntado los analistas políticos más cercanos al independentismo durante el fin de semana. El plan D no consistiría en un «gobierno efectivo» sino en un «gobierno provisional», decidido por Carles Puigdemont e indisimuladamente a sus órdenes, aunque éste sólo ocupase un rol simbólico desde Bruselas o Berlín, si su entrega a España se alarga o finalmente no se concede.

El mensaje simultáneo de Rull, Turull y Forn apunta en esa misma línea: es Carles Puigdemont quien decide. Y debe hacerlo pronto. Después de más de cuatro meses de investiduras fracasadas, canceladas y retrasadas, con el importante papel de Roger Torrent (ERC), ahora quedan menos de tres semanas para esquivar un nuevo encuentro con las urnas, que los republicanos temen más que nadie. Este domingo, Oriol Junqueras también acudía a las redes para advertir de que no aprovechar los resultados del 21-D para formar gobierno podía acabar dando el Govern «a los enemigos de la República».

Comentar ()