Política

“Este no es el final que nos merecíamos las víctimas de ETA”

logo
“Este no es el final que nos merecíamos las víctimas de ETA”
"Las víctimas de ETA no nos merecíamos este final".

De izq. a dcha., Maite Pagazaurtundua, Consuelo Ordóñez, Joaquín Echevarría y Fernando Savater. EFE

Resumen:

Consuelo Ordóñez, presidenta de Covite, ha acusado al Gobierno de haber “hurtado a las víctimas de ETA la foto de la derrota” de la banda terrorista.

En un acto celebrado en San Sebastián se ha referido al reciente anuncio de disolución de la banda terrorista, indicando que “no, no es éste el final de ETA que queríamos, no es éste, sobre todo, el final de ETA que nos merecíamos”.

La presidenta de Covite ha advertido de que ETA “puede poner punto y final a su trayectoria como organización, pero la desactivación de sus siglas no significa que se desactive el proyecto político que muchos ciudadanos han aireado y asumido como propio justificando las acciones criminales de los terroristas”.

Víctimas del terrorismo del IRA reclaman al Gobierno que no caiga en los errores del Ejecutivo británico, que han permitido el empoderamiento de los terroristas.

 

El anunciado final de la banda terrorista ETA no ha colmado las expectativas de sus víctimas. Así lo han denunciado este miércoles los representantes del Colectivo de víctimas del terrorismo (Covite), en un acto en San Sebastián en el que han presentado el manifiesto “ETA quiere poner el contador a cero”, que ya han suscrito más de 40.000 personas.

Consuelo Ordóñez, presidenta de Covite, ha sido especialmente crítica con la labor del Gobierno, al que ha acusado de haber “hurtado a las víctimas de ETA la foto de la derrota” de la banda terrorista.

“Imagínense un vídeo grabado en una institución internacional de renombre, y difundido a medios de todo el mundo, que el protagonista de ese vídeo es Josu Ternera, al que las fuerzas de seguridad no han podido detener pero que se ha movido a sus anchas por todo Europa durante los últimos quince años. Imaginen un acto público con el aval de personalidades internacionales y con cargos electos españoles y franceses como teloneros de honor”, ha señalado, para incidir en que “no, no es éste el final de ETA que queríamos, no es éste, sobre todo, el final de ETA que nos merecíamos”.

En un acto que ha contado entre otros con la presencia de de Joaquín Echevarría, padre de Ignacio Echevarría, conocido como el “héroe del monopotín” y asesinado en los atentados yihadistas de Londres del pasado 3 de junio, y de Ken Funston, portavoz de  la South East Fermanagh Foundation (SEEF), entidad norirlandesa que agrupa a damnificados por el terrorismo en Irlanda del Norte, Ordóñez ha denunciado que el Ejecutivo central “ha permanecido impasible ante todos los movimientos de la organización terrorista” desde que ésta anunció el cese definitivo de la actividad armada en 2011.

Covite denuncia que el Gobierno ha permanecido impasible frente a los movimientos de ETA desde 2011

Teniendo en cuenta ésto, ha insistido en que el final de la banda terrorista “pudiera haber sido diferente, debería haber sido diferente, si nuestro Gobierno hubiera puesto algún empeño en ello”. En su opinión, el Gobierno central “puede presumir de que las instituciones y el Estado de derecho han derrotado a ETA, pero una ETA derrotada no sería la protagonista de su propio final, una ETA derrotada no tendría avales internacionales y una ETA derrotada no tendría a uno de los terroristas más buscados de nuestro país protagonizando un spot publicitario”.

Ordoñez ha recalcado que “estos días se está poniendo el foco en los terroristas y se está dejando de apuntar a un lugar clave, nuestras instituciones. Ahí están sentados no solo los herederos políticos de los pistoleros, sino los ideólogos”. La presidenta de Covite ha advertido de que ETA “puede poner punto y final a su trayectoria como organización, pero la desactivación de sus siglas no significa que se desactive el proyecto político que muchos ciudadanos han aireado y asumido como propio justificando las acciones criminales de los terroristas”.

Además, en la presentación han tomado parte el portavoz de la South East Fermanagh Foundation (SEEF), entidad norirlandesa que agrupa a damnificados por el terrorismo en Irlanda del Norte, Ken Funston, así como parte de los promotores del manifiesto que son, además de Ordóñez; la eurodiputada de UPyD, Maite Pagazaurtundua; los filósofos Joseba Arregi y Fernando Sabater, el político Teo Uriarte, el catedrático de Historia Luis Castells y el doctor en Ciencias Políticas y que fue miembro del grupo de expertos del área de paz de Bakeaz, Martín Alonso, arropados por una treintena de víctimas del terrorismo.

“Mientras una parte de la población continúe legitimando el terrorismo, ETA seguirá viva y será necesario deslegitimarla”, ha sostenido, al tiempo que ha incidido en que el final de ETA tampoco supone que “sus responsabilidades se diluyan”, porque éstas tienen “nombre y apellidos, el de los 358 asesinados cuyos crímenes están sin resolver; el de los más de 2.500 heridos y mutilados; el de los desaparecidos; los secuestrados; el de los extorsionados y exiliados forzosos que con su marcha bajo peligro de muerte modificaron de forma definitiva el censo electoral del País Vasco y Navarra”.

Ordóñez advierte de que mientras parte de la población legitime el terrorismo ETA seguirá viva

Además, ha señalado que mientras eso ocurría “otra parte de nuestros conciudadanos ejercían de espías, de informadores, de recolectores de información, de chivatos y todo al amparo del nacionalismo”. “Lo que esta sociedad ha vivido a manos de ETA ha sido una macrovictimización y un vídeo con tres encapuchados no debe, ni puede, diluir sus responsabilidades”, ha añadido.

En este sentido, ha incidido en que “todos y cada uno de los miembros de la izquierda abertzale han asumido, sin ambages, el proyecto político totalitario y excluyente de ETA, pero han evitado asumir también sus responsabilidades en la historia del terrorismo y esas responsabilidades son políticas, intelectuales y fácticas”. Ordóñez ha advertido de que ETA “puede poner punto y final a su trayectoria como organización, pero la desactivación de sus siglas no significa que se desactive el proyecto político que muchos ciudadanos han aireado y asumido como propio justificando las acciones criminales de los terroristas”.

Errores

Ordóñez estuvo respaldada en el acto por parte de los promotores del manifiesto, entre los que se encuentran la eurodiputada de UPyD, Maite Pagazaurtundua; los filósofos Joseba Arregi y Fernando Sabater, el político Teo Uriarte, el catedrático de Historia Luis Castells y el doctor en Ciencias Políticas y que fue miembro del grupo de expertos del área de paz de Bakeaz, Martín Alonso.

Durante la comparecencia también tomó la palabra Funston, para reclamar al Gobierno español que no caiga en “los mismos errores” que los ejecutivos británico e irlandés en la negociación y firma del Acuerdo de Belfast, cuyo resultado ha sido “el empoderamiento del terrorismo y sus anexos políticos”.

A su juicio la “supuesta disculpa de ETA no está basada en el remordimiento y el reconocimiento genuino de la ilegitimidad” de su terrorismo, sino que es “selectiva” y se centra en “disminuir la brutalidad de su propia campaña ilegítima de terrorismo sostenido contra sus propios compatriotas, mujeres y niños”, al igual que ha indicado “sucedió con la disculpa del IRA Provisional”.

Además, ha advertido al Ejecutivo central de que no puede haber “recompensas” para los terroristas de ETA y deben “mantenerse firmes y decididos”, sin “doblegarse a la presión local o internacional para ofrecer concesiones” a la banda terrorista.

Víctimas del terrorismo del IRA reclaman al Gobierno que no caiga en los errores del Ejecutivo británico

Por su parte, Pagazaurtundua ha señalado que “ETA y sus herederos políticos no se han desprendido de la mentira, ni de la justificación y legitimación del asesinato”, porque “quieren trucar el contador de su responsabilidad” y así “de la mentira, engaño y violencia de antes, sólo han abandonado la violencia”.

“No reconocen la identidad excluyente de un nacionalismo excluyente por la que nos persiguieron e intentaron asesinar a muchos más de los que pudieron asesinar”, ha apuntado, para añadir que “ahí sigue estando la fuente de la hoja de ruta mentirosa” del final de la banda terrorista.

Asimismo, Savater ha recordado que “la primera víctima de ETA fue la democracia” española y, por tanto, la “herencia” de la banda terrorista es la “lucha contra la libertad y la democracia” y quienes “representan esa herencia” son también “enemigos” de ambas.

Por último, Alonso ha realizado una valoración del último comunicado de la banda terrorista que “no está dispuesta a asumir su pesada mochila”, por lo que sigue “violentando el lenguaje”, en lo que ha considerado un intento de “autolavado” que “necesita” el “personal del nacionalismo radical para hacer que no son lo que eran, sin renunciar a lo que fueron”.