Esquerra ha reclamado hoy a JxCat «pactar los próximos» pasos con el objetivo de que el 14 de mayo el Parlament vote una «investidura efectiva». Es decir, un presidente capaz de formar gobierno de la Generalitat. Los republicanos mantienen formalmente su apoyo al candidato que decida JxCat, pero recuerdan a los neoconvergentes que los plazos se agotan y las elecciones «no benefician a nadie».

«Estamos en fase de trabajar con ellos para definir los próximos pasos y dar respuestas conjuntas para formalizar gobierno y evitar unas elecciones que no son buenas para nadie y mucho menos para los que queremos hacer efectivo mandato del 21D» ha insistido una y otra vez la portavoz de ERC, Marta Vilalta, tras la reunión de la ejecutiva republicana.

Por todo ello, ERC insistirá en esas reuniones de trabajo, todavía por agendar, que no participará en más «actos simbólicos» como podría ser un nuevo intento de investidura de Puigdemont. No es solo que el presidente del Parlament, Roger Torrent, no esté dispuesto a desobedecer la Tribunal Constitucional, que ya le ha advertido de las consecuencias penales de intentar investir a Puigdemont. Es que los republicanos creen que tampoco queda tiempo para una escenificación que pretenda simplemente volver a dejar en evidencia la intervención de la justicia en el Parlament.

ERC reclama que la del 14 sea la «investidura efectiva» que permita formar gobierno en Cataluña

Los republicanos aseguran no haberse visto sorprendidos por la propuesta de un nuevo intento de investidura de Puigdemont, aunque conocieron la propuesta de JxCat minutos antes de que se hiciera pública, pero advierten contra la idea de que ese intento deba sustanciarse el próximo lunes. La fecha del 14 de mayo debe ser la de la investidura efectiva, advierten, lo que implica que «esta semana será clave».

La proyección con la que trabaja Esquerra es que en los próximos días se descarte la posibilidad de una investidura de Puigdemont con la anulación de la ley de presidencia y JxCat presente ya su «plan D», ese al que Eduard Pujol se refirió por primera vez en público el pasado sábado.

Calendario marcado por los jueces

En este contexto, el calendario será el factor determinante que ERC pondrá sobre la mesa de negociación, recordando que la acción de la justicia puede acabar con la mayoría independentistas en los próximos días por dos vías: el miércoles, la Sala de Apelaciones del Tribunal Supremo verá el recurso de los diputados en situación de prisión preventiva.

De confirmar las cautelares, se haría efectiva la suspensión de Jordi Turull, Josep Rull, Jordi Sánchez, Raül Romeva y Oriol Junqueras, cinco votos determinantes para la mayoría independentista, por lo que todos ellos deberían renunciar y dejar correr la lista de sus partidos para garantizar una investidura.

Y el próximo día 16, Toni Comín comparecerá ante la justicia belga. Si cambia su situación procesal podría abrirse la puerta a recurrir a suspender la delegación de voto, lo que volvería a dejar en minoría al independentismo. Todos esos factores son los que ERC intentará hacer valer ante JxCat para reclamar que la fecha del 14 de mayo se vea como fecha límite para una investidura efectiva, no para escenificar un nuevo intento con Puigdemont en el que nadie cree.