Política

Trump anuncia que Estados Unidos se retira del acuerdo nuclear con Irán

El presidente se desmarca del pacto a pesar de que China, Rusia, Alemania, Francia y Reino Unido querían mantenerlo

Donald Trump anuncia su decisión sobre el acuedo nuclear, en la Casa Blanca.

El presidente de EEUU, Donald Trump, anuncia la suspensión del acuerdo nuclear, en la Casa Blanca. EFE

Es la decisión de política exterior más esperada y trascendente de sus 16 meses de mandato. El presidente, Donald Trump, ha anunciado que EEUU se retira del acuerdo nuclear con Irán. «El régimen iraní es el mayor exportador de terrorismo del mundo», ha dicho Trump. «Su acción más peligrosa ha sido intentar hacerse con el arma nuclear», ha añadido, para desvincularse del pacto, que fue fruto de los esfuerzos de la Administración Obama y de la UE, principalmente.

Trump dijo que el acuerdo «ha permitido a Irán seguir con la producción de uranio» y beneficiarse del levantamiento de sanciones. También acusó a Irán de sus intromisiones en Irak, Siria y Yemen. «Este acuerdo desastroso ha dado a este régimen miles de millones de dólares, lo que me avergüenza como americano», añadió.

También ha anunciado que EEUU va a aplicar las sanciones más duras contra Irán. «No podemos permitir que se desencadene una carrera nuclear en Oriente Próximo», ha dicho en su intervención. A su juicio, si se mantiene en vigor el acuerdo tal y como está será inevitable esa locura.

El presidente de EEUU ha indicado que cualquier negociación con Irán ha de incluir también misiles balísticos y su financiación de grupos terroristas como Hizbulá.  En su alocución, llegó a culpar a Irán de apoyar a Al Qaeda, cuando este grupo terrorista es suní y enemigo declarado de los ayatolás chiíes.

Un par de horas antes, le había anticipado esta información a su aliado, el presidente francés, Emmanuel Macron, quien comentaría la novedad con la canciller alemana, Angela MerkelEl resto de las potencias implicadas, China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania, lo seguirán respetando en principio. El presidente iraní, Hasan Rohani, advirtió a Trump el domingo que “se arrepentirá muy pronto y de forma histórica” de dar este paso.

En un mensaje al pueblo iraní, Trump se ha mostrado «solidario» con «su sufrimiento», debido a la opresión que, según ha denunciado ejerce el régimen de los ayatolás. «Corresponde al pueblo iraní decidir su futuro», ha dicho,  tras recordar que él «siempre cumple su palabra». Ha puesto como ejemplo las negociaciones en curso con Corea del Norte.

Desde la campaña electoral, Trump ha sido muy crítico con el pacto, alcanzado tras una década de negociaciones, que supuso para Irán el levantamiento de sanciones a cambio de limitar su programa nuclear a usos civiles. “El peor jamás suscrito por nadie en el mundo”, según su opinión, que viene reiterando desde la campaña electoral. Tenía hasta el 12 de mayo para anunciar su decisión, pero el lunes dijo en Twitter que la haría pública el martes a las 14h de Washington, 20h en España.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanhayu, facilitó documentación a Trump con el fin de fundamentar sus sospechas sobre el incumplimiento del acuerdo el último día de abril. El PowerPoint que resumía las investigaciones israelíes no demostraba nada nuevo sobre el programa iraní, según los expertos. Trump dio por ciertos estos documentos. «Nunca ha dado paz este acuerdo», añadió Trump.

En el 70 aniversario de la fundación del Estado de Israel, la decisión de EEUU es un extraordinario regalo a Netanyahu, acosado, al igual que Trump, por diversos escándalos internos. Para redondear la buena sintonía entre Netanyahu y Trump, EEUU hace oficial el traslado de su embajada a Jerusalén justo el día de su aniversario, el 14 de mayo, aunque tardará aún tiempo en tenerla equipada.

Los países europeos que firmaron el acuerdo nuclear –Reino Unido, Francia y Alemania- han intentado convencer a Trump de que ha servido para detener el programa nuclear iraní. La semana pasada vieron a Trump el presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel. Macron defiende ampliar el acuerdo, a lo que se oponen los iraníes pero no echarlo por tierra sin alternativas.

El ministro británico de Exteriores, Boris Johnson, viajó a Washington el lunes y dejó un mensaje claro: “No arrojéis al niño al agua”. El titular francés de Exteriores, Yves Le Brian, aseguró que Francia, Alemania y Reino Unido seguirían respetándolo.

Está en juego la reputación de Europa como garante. Ha de proteger a las empresas que han invertido en Irán», dice Martínez

“La cancelación del acuerdo por parte de EEUU es una pésima noticia para el mundo. Europa ha de tomar la iniciativa y plantear un plan B. Está en juego su reputación como garante. Ha de plantear cláusulas de salvaguarda para proteger a las empresas europeas que han invertido allí”, señala Irene Martínez, investigadora especializada en Irán del CIDOB.

“Suspender el acuerdo aumenta la inestabilidad en el resto de los firmantes. Además, se están dando argumentos a los radicales que podrán decir a la población que EEUU no ha cumplido, que Irán ha hecho un esfuerzo pero que se ha puesto de parte de sus enemigos”, afirma Félix Arteaga, investigador principal del Real Instituto Elcano.

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, que fue uno de los firmantes del acuerdo en nombre de la Administración Obama, se ha llegado a entrevistar con el ministro de Exteriores iraní, Mohamed Jafaz Sharif, con el fin de buscar vías para salvar el pacto. Al desvelar el Boston Globe, esta entrevista Trump reaccionó airado contra Kerry, a quien acusó de ser quien nos metió en este lío”, decía en su Twitter. Esta mañana ha añadido: «Tuvo su oportunidad y la desperdició… Estás dañando a tu país».

Trump arremete contra el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés) porque considera que solo se limitan sus actividades nucleares por un tiempo definido, no contempla el desarrollo de misiles balísticos y obtiene compensaciones millonarias, que habría empleado en guerras en países vecinos, a través de proxys, como Siria, Irak o Yemen. El actual jefe de la diplomacia, Mike Pompeo, y el asesor John Bolton, coinciden con Trump en su diagnóstico sobre Irán.

Este Plan logró firmarse en julio de 2015 y se implicaron las potencias representadas en el Consejo de Seguridad de la ONU, más Irán. Según la inteligencia de EEUU, Irán había logrado grandes reservas de uranio enriquecido y 20.000 centrifugadoras. En apenas meses podría producir suficiente uranio enriquecido como para fabricar una bomba. En virtud del acuerdo, Irán limitaba a 5.000 el número de centrifugadoras, y reducía sus reservas de uranio en un 98% y no fabricaría nuevo en 15 años. Se fijan límites temporales efectivamente.

Ha surtido efecto como forma de detener el programa nuclear iraní pero no ha frenado la ambición de Irán de querer convertirse en potencia regional, frente a Arabia Saudí, cada vez más cercana a EEUU y a Israel. Al contrario, ha permitido que Irán focalice sus fuerzas en política exterior en Siria, Irak o Yemen, donde interviene a través de proxys, como sería Hizbulá en Siria, o directamente.

Irán afronta una amenaza sin precedentes en 40 años frente a EEUU, Israel y Arabia Saudí», afirma un periodista iraní

Mientras tanto, los iraníes apenas han visto beneficios por el levantamiento de las sanciones. Ahora viven agobiados por las dificultades económicas y la depreciación del rial con respecto al dólar. “La ruptura favorece los intereses del comandante de Al Quds, Qasem Soleimani, y de los Guardias de la Revolución. Hay una alianza no escrita entre los militares, conservadores y reformistas para mantener el régimen. Irán afronta una amenaza sin precedentes en 40 años al unir sus intereses EEUU, Israel y Arabia Saudí”, explica el joven periodista Aram (nombre ficticio por seguridad) desde Teherán.

Desde hace tiempo se especula con la salud del Líder Supremo, Ali Jamenei, de 78 años. El comandante Soleimani, cuyo perfil han potenciado los más conservadores del régimen, puede desempeñar un papel político en el futuro cercano. La suspensión del acuerdo deja muy debilitado al presidente Rohani, que ya no convence ni a la calle, que lo asocia a Jamenei, ni a los radicales.

En una entrevista con El Independiente, la Premio Nobel iraní de la Paz, Shirin Ebadi, aseguraba que la suspensión del acuerdo va a empobrecer aún más a la población iraní. Ebadi, al igual que los expertos, recuerdan que Irán ha cumplido con el acuerdo, según las revisiones realizadas por la Agencia Internacional de la Energía Atómica.

Otra cuestión es cómo ha manejado los fondos liberados gracias al fin de su aislamiento y la relajación de las sanciones. “En lugar de mejorar la calidad de vida de la población, Irán se ha inmiscuido en los países vecinos”, afirma la Nobel iraní, conocida por su lucha a favor de los derechos humanos.

Contrasta este cerco a Irán con el acercamiento reciente de Trump al líder norcoreano, Kim Jong-un, con quien se reunirá a finales de mayo o principios de junio. Su relación ha evolucionado desde una guerra retórica que parecía conducir al precipicio nuclear a que suenen las campanas de una boda tan estrambótica como necesaria para aliviar la tensión en la península de Corea.

En el caso de Irán no es el programa nuclear el problema más acuciante ahora. Es precisamente la política exterior de Irán lo que molesta a Trump, y a su aliado, Netanyahu, esa política que Trump calificó de «terrorista». Ambos señalan con el dedo el acuerdo nuclear cuando hacia donde miran realmente es a Siria, donde Irán y Rusia han logrado mantener en el poder a Bashar Assad. Irán no está dispuesto a salir de Siria, mientras que Israel no puede tolerar que su enemigo declarado y su aliado, Hizbulá, esté a pocos kilómetros de su frontera.

Comentar ()