Asia | Internacional | Política

Israel desencadena una escalada sin precedentes contra Irán en Siria

Asegura que es una respuesta al lanzamiento de 20 proyectiles de fuerzas iraníes contra posiciones israelíes

Vista de misiles de defensa aérea sirios hoy, 10 de mayo de 2018, sobre Damasco (Siria).

Vista de misiles de defensa aérea sirios hoy, 10 de mayo de 2018, sobre Damasco (Siria). EFE

Israel ha derribado “casi toda la infraestructura iraní en Siria”. Así lo ha confirmado el ministro israelí de Defensa, Avigdor Lieberman, al valorar la escalada de ataques que ha lanzado Israel en la madrugada del jueves. Es la mayor incursión israelí en Siria desde el acuerdo de separación firmado en 1974. Los militares israelíes han advertido a Siria que no responda a estas acciones, según informa el diario israelí Haaretz.

Irán habría lanzado 20 proyectiles dirigidos a las fuerzas israelíes en los Altos del Golán, zona bajo su dominio, donde se activaron las alarmas. La población estaba avisada desde la suspensión del pacto nuclear con Irán para recurrir a los refugios en caso de alarma. De confirmarse, sería la primera vez que Irán ataca posiciones israelíes, lo que hasta ahora era una línea roja. Hasta ahora actuaban a través de la milicia chií Hizbulá. También es la primera vez que Israel acusa directamente a Irán de apuntar al territorio bajo su control.

Fuerzas iraníes de Al Quds, comandadas por Qasem Soleimani, han disparado 20 proyectiles contra efectivos israelíes», dijo un portavoz militar

“Fuerzas iraníes pertenecientes a Al Quds dispararon unos 20 proyectiles hacia las posiciones de las Fuerzas de Defensa Israelíes (IDF) en los Altos del Golán. No hay víctimas. Fue ordenado por el comandante Qasem Soleimani y no ha logrado su propósito”, dijo un portavoz del IDF, el teniente coronel Jonathan Conricus. Cuatro proyectiles fueron interceptados por el sistema antimisiles de Israel y otros cayeron fuera del territorio. «Es la respuesta adecuada», ha declarado el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Los Altos del Golán estaban en alerta desde que el presidente Donald Trump anunció el martes que EEUU se retiraba del pacto nuclear con Irán. Israel estaba preparada para este movimiento de los iraníes y respondió con gran dureza. El régimen de Bashar Assad no va a reaccionar sin el apoyo de Rusia y Moscú les ha dejado hacer.

Israel atacó en la madrugada decenas de objetivos iraníes en Siria, cerca de Damasco, donde se escucharon las detonaciones, en lo que supone su mayor golpe en Siria en décadas. Los objetivos israelíes han sido bases logísticas y de inteligencia y almacenes de armas, así como sistemas de defensa antiaérea sirios. Han muerto 23 personas, sirios e iraníes.

El ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, dijo que Israel no buscaba una escalada en la región pero no iba a permitir que Irán estableciera en Siria “una base avanzada” contra ellos. Hizbulá, muy presente en el Líbano, donde es un actor político decisivo, ya supone una clara amenaza pero que militares iraníes y milicianos de Hizbulá estén desplegados a pocos kilómetros de su frontera lo considera una amenaza intolerable. Rusia, un actor de peso en Siria, dejó hacer a los israelíes.

La suspensión del acuerdo nuclear con Irán de EEUU, como pedía Israel, daba al  primer ministro, Benjamin Netanyahu, la luz verde de Trump para proceder contra Irán. En realidad, Trump suspendió el pacto con Irán, no por incumplimiento de este acuerdo, sino por considerar al régimen de Teherán una potencia en expansión en la zona. Irán, a través de su aliado Hizbulá, había tomado posiciones en Siria, y se había situado a las puertas de Israel.

«La confrontación entre Israel e Irán es cada vez más grave, mientras la gente en Irán ve cómo se destina mucho dinero a estas batallas en el exterior. En términos militares, los israelíes están muy por delante de Irán, así que Teherán sufriría muchísimo si se agrava aún más la situación», señala Houchang Hassan-Yari, de origen iraní, profesor emérito de Relaciones Internacionales en la Royal Military Academy de Canadá.

Consentimiento de Vladimir Putin

Para consolidar sus alianzas, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, viajó el miércoles a Rusia, donde obtuvo del presidente Vladimir Putin su compromiso a no intervenir si atacaba posiciones iraníes. Hasta ahora la cobertura aérea de Rusia ha resultado fundamental para Irán. Pero Putin se ha inclinado ahora hacia Netanyahu, que ha podido ofrecerle respetar sus avances en Siria así como una mediación para mejorar su relación con Estados Unidos.

Irán ha apoyado en Siria al presidente Bashar Assad, junto con Rusia. A través de la milicia de Hizbulá, estaba presente en territorio sirio. El comandante Qasem Soleimaini, un héroe en Irán, es quien estaba al frente de estas operaciones en Siria, que habían situado a Irán como una potencia regional frente a Arabia Saudí e Israel, ahora con intereses comunes.

La suspensión del programa nuclear y este ataque en Siria dejan cada vez más aislado al régimen de los ayatolás. También da fuerza a los más radicales del régimen. Su discurso de odio a EEUU e Israel se ve potenciado al situarse como víctimas.

En la sesión del miércoles del Parlamento iraní se quemaron banderas de EEUU. El enfrentamiento entre los más conservadores y los moderados, que apostaron por lo que supondría el fin del aislamiento internacional de Irán, es cada vez mayor. Aunque en realidad, el régimen, tal y como explicaba la Premio Nobel iraní, Shirin Ebadi, se apoya exclusivamente en el Líder Supremo, el ayatolá Jamenei.

«Nada se hace en Irán sin su consentimiento. No fue el presidente Rohani quien hizo posible el pacto. Presionado por las esperanzas que suscitaba el pacto entre la población, el ayatolá Jamenei dio su aprobación. La Constitución iraní así lo dicta», afirmaba en una entrevista con El Independiente. Ebadi aboga por «un referéndum para cambiar la Constitución y celebrar elecciones libres para establecer un gobierno secular y democrático».

Europa intenta mantener su apoyo al pacto nuclear, que abrió las puertas a algunas empresas europeas. Sin embargo, si la escalada lleva a una guerra abierta entre Israel e Irán, su posición quedará aún más en entredicho.

Aún así, el presidente francés, Emmanuel Macron, que recibe el jueves el Premio Carlomagno, ha hecho un llamamiento a la desescalada entre Israel e Irán. Macron se encuentra hoy con la canciller Merkel en Aquisgrán, y hablarán sobre la grave crisis en Oriente Próximo. Merkel habló con el presidente iraní, al que pidió contención. También el líder ruso, Vladimir Putin, reclamó a las partes que no siguieran con la escalada.

Francia, Alemania y Reino Unido, firmantes del acuerdo con Irán, han intentado hasta última hora que EEUU no se retirara, y también han mediado con Teherán para que siga respetándolo. En un comunicado inusual, el ex presidente Barack Obama, uno de los defensores del llamado Plan Conjunto de Acción Integral, considera “un grave error” la decisión de Trump.

Trump, al romper el pacto nuclear con una argumentación tan inconexa e inexacta como la que dio paso a la guerra con Irak, alentado por Netanyahu, ha atizado una mecha que será difícil de apagar.

Comentar ()