Política

La pluralidad selectiva del Consejo del Audiovisual de Cataluña

El Consejo del Audiovisual catalán exige opiniones contrastadas a Antena 3 y defiende a TV3 y Catalunya Ràdio

logo
La pluralidad selectiva del Consejo del Audiovisual de Cataluña
Arran, organización independentista juvenil vinculada a la CUP, ha señalado hoy la casa que tiene en Das (Girona) el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, con pintadas en el asfalto en las que le acusa de "fascista" y le advierte de que los autodenominados Països Catalans serán su "infierno".

Foto colgada en el perfil de Instagram de Arran de las pintadas en la casa que tiene en Das (Girona) el juez Pablo Llarena. ARRAN / INSTAGRAM

Resumen:

El Consejo Audiovisual acumula dictámenes polémicos en los que avala la parcialidad de TV3, siempre con el voto de calidad de su presidente.

El dictamen sobre la exposición de datos personales del juez Llarena argumenta que “esos datos son fácilmente localizables en internet” e insiste, además, en que la libertad de expresión prevalece sobre el derecho al honor, la intimidad y la propia imagen.

En el caso de Antena 3, el CAC critica que salvo un par de días, Espejo Público sólo dio voz a los miembros de SCC sobre los incidentes en la UAB. “Únicamente en las emisiones de los días 24 y 26 de octubre, se da voz a un posicionamiento diferente”, lamentan.

Los medios de comunicación se han convertido en protagonistas del proceso independentista, especialmente los medios públicos dependientes de la Generalitat, acusados de parcialidad y falta de pluralismo. Pero frente a las críticas, TV3 y Catalunya Radio cuentan con un aliado imbatible, el Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC) y su presidente, Roger Loppacher, siempre dispuestos a avalar la actuación de los medios catalanes y desviar la atención sobre cadenas privadas de ámbito nacional que no están bajo su competencia.

Desde el pasado septiembre el CAC ha acumulado dictámenes, la mayoría sobre quejas por la parcialidad o falta de pluralidad de televisiones públicas y privadas en el tratamiento de cada paso del proceso independentista. El último de ellos ha sido de los sonados, el CAC ha avalado el programa de TV3 que reprodujo los datos personales de la esposa del juez Pablo Llarena -instructor del procés-, su lugar de trabajo y su domicilio. El Consell sí ha considerado sancionable, por contra, que Antena 3 entreviste a los jóvenes de Societat Civil Catalana que han denunciado agresiones en la UAB y no a los responsables del rectorado.

TV3 hizo públicos los datos del domicilio y de los familiares de Llarena un día después de que esa información se publicitara en twitter en forma de amenaza contra el juez y su familia, lo que comportó la actuación de la Fiscalía. El CAC ha considerado en un dictamen aprobado por tres votos a favor, tres en contra y el voto de calidad de Lopacher que: “Visto el cargo público que ocupa -la esposa de Llarena- y que se ejerce en territorio catalán, parece lógico entender que se trata de una información justificada por el carácter accesorio en relación a la biografía de Llarena”.

El dictamen argumenta que “además, esos datos son fácilmente localizables en internet”, e insiste además en que la libertad de expresión prevalece sobre el derecho al honor, la intimidad y la propia imagen. En su voto particular, el consejero Daniel Sirera recuerda el tuit que dio origen a la información -aunque no se menciona en ella-: “La mujer del hijo de puta de Llarena es […], directora de xxxxx en xxxxx (al lado del xxxxx). Vive en xxxxx (donde viene el hdp los fines de semana). Debe difundirse porque deben saber que no podrán ir por la calle a partir de ahora”.

La emisión coincidió además con las pintadas de Arran frente a la casa que creían que era la de Llarena en Das (Girona) y concluye que ese perfil del juez que llevaba instruyendo la causa sobre el procés desde noviembre no es casual en un momento de especial tensión, tras la detención de Carles Puigdemont en Alemania.

El CAC exige opiniones contrastadas a Espejo Público pero defiende que Catalunya Ràdio escoja sólo voces en contra del 155 porque “son representativas del sector audiovisual”

En el caso de Antena 3, el CAC critica que salvo un par de días, Espejo Público sólo dio voz a los miembros de SCC sobre los incidentes en la UAB. “Únicamente en las emisiones de los días 24 y 26 de octubre, se da voz a un posicionamiento diferente”, lamentan. El acuerdo constata que en el tratamiento informativo, Antena 3 “podría no haber actuado con la diligencia debida conforme al principio de veracidad, que requiere para su cumplimiento la utilización de fuentes diversas, la inclusión de elementos que permitan contrastar la información y dar voz a posicionamientos diferentes “.

La exigencia de pluralidad y contraste de opiniones no es aplicable, sin embargo, para El Suplement, el espacio de Catalunya Radio que debatió sobre la aplicación del 155 sin ninguna voz a favor de esta medida. Para debatir la posible intervención de los medios públicos se contó con el director de la emisora, Saül Gordillo, el consejero del CAC a propuesta de ERC Salvador Alsius, y el periodista de TV3 Carles Prats.

Sin embargo, el CAC defiende que todos los participantes tuvieran opiniones similares porque “participaron voces representativas del sector audiovisual en Cataluña con un punto de vista relevante en relación con el tema tratado”. Sin embargo, en un segundo punto admiten que “se constata que el debate no incluyó otras voces que podrían haber aportado otros posicionamientos contrarios”.

Algo parecido sucedió con el reportaje “1-O” emitido en enero, en el que se revivía en referéndum desde la óptica de cinco organizadores. Ni una voz contraria a su celebración. En ese caso, sin embargo, el CAC consideró que la nula pluralidad estaba justificada porque “se trata de un documental de tesis” y el análisis del pluralismo requeriría englobar un periodo de tiempo más amplio.

Voto de calidad para contrarrestar la división del CAC

De nuevo, un acuerdo adoptado por el voto de calidad de Loppacher, un recurso habitual del CAC en los últimos años, como denuncia Sirera, el más prolífico autor de votos particulares del Consejo. En los últimos meses este esquema de votaciones se ha repetido cuando los consejeros críticos cuestionaron que TV3 mantuviera la publicidad “institucional” del referéndum suspendido por el TC, por la cobertura del 1-O en los informativos y en el espacio infantil InfoK. 

La última renovación del Consejo se produjo en 2014, cuando ERC y CiU pactaron el nombramiento de Alsius y Eva Parera y la confirmación de Loppacher e Yvonne Griley (CiU) Sirera (PP) y Carme Figueras (PSC).

Desde entonces, la división del Parlament ha impedido su renovación, y la fractura del procés se ha trasladado a sus dictámenes. En la pasada legislatura el PDCat bloqueó la renovación de instituciones como el CAC, el Consell de Garanties, la Sindicatura de Cuentas o el Consejo de la CCMA, en los que cuenta con una mayoría heredada de las elecciones de 2012 que no se corresponde en absoluto con la actual composición del Parlament y perjudica especialmente a C’s y ERC.