«Este Govern no viene a hacer autonomismo porque desde el 1-O ya no es posible un gobierno que mire atrás, hay que mirar adelante, a la república». Quim Torra ha hecho valer su papel de negociador con los antisistema durante estos meses para pedirles que no se centren en la unilateralidad y vean «una oportunidad»  en su gobierno.

«El 1-O fue unilateral pero también oportunidad, no nos quedemos en la unilateralidad y la desobediencia, veamos la oportunidad. Seamos capaces de ver cómo avanzamos juntos» ha defendido para buscar el apoyo de un grupo en cuyas manos está su elección el lunes.

La CUP «decidirá por la república y la independencia»

Unos argumentos ante los que la CUP se ha preguntado «para qué» el diálogo con el Estado, o cual es el plan de gobierno, pero se ha «emplazado a encontrarnos» tras «tomar buena nota de su promesa de no hacer autonomismo». Ha exigido, además, la constitución de una asamblea de electos y la redacción de una nueva constitución «para refrendarla esta legislatura».

Carles Riera ha defendido además la asamblea convocada por su partido mañana para asegurar que «no teman, la CUP decidirá en favor de la república y la independencia».

Torra ha desgranado una réplica a los grupos conciliadora con la CUP y los Comunes y en la que también ha tendido puentes con el PSC. De «castigarlo» se ha ocupado el portavoz de JxCat, Eduard Pujol, que ha asumido el papel de «duro» con una acida réplica a todos los grupos.

Es indignante que después de lo que le he leído se limite a reírse» responde Arrimadas a Torra

Tras su intervención, Arrimadas ha tachado de indignante su respuesta a la lectura de sus artículos, al que se ha acusado de «reírse en vez de pedir perdón». Una situación que ha tachado «de juzgado de guardia» tras recriminar también a ERC y la CUP que no se hayan desligado de ese discurso, y después de que Torra se haya limitado a felicitarse por la gran cantidad de lectores de sus textos.

Miquel Iceta ha sido igualmente expeditivo al advertir a Torra que «no me ha entendido, si la via es unilateral para romper el país no cuenten con nosotros, nos ofrecemos para respetar la ley y las mayorías necesarias para cambiarla».

El líder del PSC ha rechazado las referencias al PSC de los Pallach, Raventós o Maragall recordando que «a ellos también los llamaban botiflers, y suerte que entonces no tenia twitter». Pero ha lamentado especialmente las criticas de ERC por su apoyo al 155. «El 155 era inevitable después de que ustedes declararan la independencia» ha señalado tras recordar que se lo advirtieron durante dos años.

Diálgo y petición de disculpas

Torra ha respondido así a una oposición que ha coincidido en dos elementos: el rechazo al pasado público del candidato y sus descalificaciones contra los españoles; y la exigencia de un diálogo real con la mitad de Cataluña que no apoya el independentismo.

Aunque la voz más escuchada por la bancada independentista ha sido la de Carles Riera (CUP) cuyo partido debe decidir mañana si permite la investidura el lunes con una abstención. Riera ha insistido en la desobediencia institucional y la reivindicación del «mandato del 1 y el 3 de octubre» para justificar una abstención que mañana podría convertirse en voto en contra.

Así el portavoz de los Comunes, Xavier Domènech, -con el que ERC aspira a llegar a acuerdos presupuestarios- les ha dejado claro que «no sacrificaremos el eje social al eje nacional» y ha reclamado a la mayoría independentista que «deje de hacer legitimismo». «Están por el dialogo y la construcción de Cataluña o están por la construcción de su legitimismo» se ha preguntado, señalando que «el problema no es investigar el 155 sino superarlo».

En el mismo sentido, Iceta le ha exigido respeto a todos los catalanes, también los que hablan en español y ha reclamado a Torra que no desprecie las instituciones. «No queremos que se levante el 155 para que en vez de ser dirigidos desde Madrid lo seamos desde Berlín y depende de lo que se haga el autogobierno puede seguir en peligro».

Una respuesta que de hecho ya ha avanzado el portavoz de JxCat, Eduard Pujol, que ha respondido una por una a todas las intervenciones de la oposición en el tono bronco que no se ha permitido Torra. En un reparto de papeles para preservar la imagen de Torra y satisfacer a las bases independentistas.