Lo ha dejado claro desde el primer momento: “Ahora toca hablar de los presos”, de ETA. El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi ha afirmado esta mañana que la de los miembros de la banda encarcelados debe ser ahora una cuestión prioritaria y que  debería abordarse sin demora una vez la banda terrorista ha anunciado su disolución. Para Otegi ha llegado el momento de fijar una “hoja de ruta” para sacar a todos los etarras en prisión a la calle.

Ha afirmado que deberá hacerse a través de acuerdos entre las formaciones políticas vascas para determinar las fases y los procedimientos para acabar con la situación de los alrededor de 280 miembros de ETA que cumplen condena en las cárceles españolas y francesas. El dirigente de la izquierda abertzale ha recordado que ellos han contribuido a crear “un escenario en el que ETA no existe” y que en cambio, ahora, tras el final de ETA, “me parece que este país no está digiriendo bien la nueva situación; hay graves amenazas que vienen del Estado español”.

Para Otegi los presos de la banda criminal necesitan “un horizonte de seguridad” en aras a que puedan vislumbrar una próxima salida a la calle que debería “hacerse por fases y requerirá acuerdos”: “Las fuerzas políticas vascas se tienen que poner de acuerdo”, ha dicho en declaraciones a Onda Vasca. Para el dirigente de la izquierda abertzale el futuro debe ser “un país sin presos” ni con familiares “que tengan que desplazarse miles de kilómetros para visitarlos”. En este punto ha recordado que algunos dirigentes del PP vasco, como su presidente en Guipúzcoa, Borja Sémper, aseguró que tras la disolución de ETA la dispersión de los presos de la banda desaparecería casi de modo inmediato, “pero no parece que vaya a ser así”.

Otegi ha subrayado la “tarjeta de presentación de la izquierda abertzale” ante la sociedad vasca. Asegura que se comprometió a que “la lucha armada desapareciera y lo ha hecho, ha cumplido”. Ha considerado que “la petición de perdón, el sentimiento de sentir que se ha expresado con todas las víctimas es un abono que puede servir para cimentar la convivencia”.

Respecto a las pintadas de agradecimiento a ETA aparecidas en varias localidades vascas, ha indicado que “hay que entender que esto también forma parte del país” y ha afirmado que “no haría juicios políticos en torno” a esas pintadas “que no han sido demasiadas”.
Otegi ha indicado que todavía “no se está digiriendo bien la nueva situación” tras el fin de ETA y ha advertido de que “las graves amenazas vienen por parte del Estado español en términos nacionales y sociales”.