La Ejecutiva del PNV ha acordado hoy dejar abierto el sentido de su voto ante los presupuestos generales del Estado «hasta el último minuto». El Euzkadi Buru Batzar (EBB), máximo órgano de la formación nacionalista, se ha reunido a lo largo de todo el día y a final de esta tarde ha emitido una nota en la que ha recordado que su prioridad es el levantamiento del artículo 155. Ha reprochado al Gobierno del PP y a la Generalitat no haber aprovechado «la oportunidad brindada de buena fe por este partido» para dar una salida al conflicto enquistado en Cataluña. Por todo ello, ha avanzado que no decidirá el sentido de sus cinco votos en el Congreso «hasta la última votación de los dictámenes presupuestarios» que se producirá el miércoles por la tarde.

El PNV recuerda que a lo largo de los últimos meses ha tratado de adoptar «una posición de responsabilidad política» proporcionando tiempo para que ambas partes «dieran pasos que desembocaran en la búsqueda de un diálogo» que permitiera superar la «actual confrontación». Sin embargo, no oculta su decepción con ambos Ejecutivos por no haber logrado dar salida a «la actual confrontación».

El PNV afea a Rajoy y el Govern no haber sabido aprovechar la oportunidad que «de buen fe» se les brindaba para dialogar

Apunta en su nota que es consciente de la gran relevancia que tanto para Euskadi como para el resto del Estado tiene la tramitación de los presupuestos y en su caso su aprobación, en especial por el impacto que tendría en una mejora ya acordada sobre las pensiones y, en el caso del País Vasco, sobre lo que denomina la «agenda vasca». La formación de Andoni Ortuzar señala que es consciente de que actúa «contra el reloj» pero que en aras a la responsabilidad que asegura que siempre ha guiado sus pasos se ve en la necesidad de apurar «hasta el último momentos las posibilidades que permitan satisfacer los objetivos perseguidos». En el comunicado señala que el objetivo prioritario de su acción política sigue siendo la «desactivación de la aplicación del artículo 155» por considerarlo una medida «injusta e involutiva». Añade que a tal fin «vamos a dedicar nuestros mejores esfuerzos políticos en los próximos días».

Apoyo más complicado

Cuando el apoyo parecía darse por descontado, el cambio de escenario en Cataluña de los últimos días lo ha complicado de modo importante. Pese a que el anuncio hecho esta tarde aún deja la puerta abierta a un respaldo de las cuentas, el debate abierto en torno a la extensión del 155 lo aleja de modo significativo al condicionarlo en gran medida a un cambio de posición ya acordada por PP, PSE y Ciudadanos al respecto.

Hasta hace pocos días en Sabin Etxea todos daban por prácticamente cerrado el apoyo, conscientes de que la designación de Torra como president despejaba el horizonte para recuperar la estabilidad en Cataluña y con ella, eliminar la aplicación del 155. Sin embargo la decisión del nuevo líder de la Generalitat de incluir en sus Ejecutivo a dos ex conselleres presos y otros dos huidos en Bélgica cambio radicalmente el escenario, no sólo en lo relativo a Cataluña sino también a los Presupuestos Generales del Estado. El PNV había condicionado su apoyo al levantamiento del 155 y en los últimos días el presidente del PNV, Andoni Ortuzar había recordado que con esta cuestión «no jugamos».

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar ha reiterado los últimos días que con el 155 «no jugamos»

El terreno para un respaldo de las cuentas esta muy avanzado. Al acuerdo en torno a una revalorización de las pensiones para los próximos dos años que la formación de Andoni Ortuzar alcanzó para no presentar una enmienda a la totalidad de las cuentas, se había sumado en los últimos días un acuerdo a través de enmiendas parciales por un importe global de 70 millones de inversión. Entre ellas figuran algunos compromisos importantes para el País Vasco como la operatividad como terminal de 24 horas para el aeropuerto de Foronda de Vitoria, obras de regeneración en la Bahía de Pasaia, inversiones en I+D+i y mejoras en la depuradora de Galindo. Los acuerdos por un montante de 70 millones en inversiones se sumaban a los alrededor de 500 millones que ya recogía el proyecto de presupuestos y que suponían una mejora de casi el 33% respecto al año anterior. En esta partida se incluían algunos de los compromisos que populares y nacionalistas ya suscribieron el año pasado para respaldar los presupuestos de 2017.

El partido de Ortuzar ha insistido durante meses que en ningún caso respaldaría los presupuestos si se mantenía el artículo 155. Sin embargo, las posiciones se fueron acercando entre el Gobierno y el PNV y la exigencia relajando en la confianza de que en Cataluña se pudiera encauzar la elección de un candidato sin carga judicial y por tanto la conformación de un Gobierno. Con lo que no se contaba era con el anuncio hecho por Torra de designar a cuatro miembros de su Ejecutivo con una abultada carga judicial, como lo son Rull, Turull, Comín y Puig. La posterior alianza entre Ciudadanos, PSE y PP para no levantar por el momento el 155 deja en una posición complicada al PNV en su hasta ahora incuestionado aporto a los presupuestos.