El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado las enmiendas acordadas entre los partidos a los Presupuestos Generales del Estado de 2018, que dan vía libre a su entrada en vigor. La mayoría de ellas han salido adelante con los votos favorables de PP, Ciudadanos, Coalición Canaria, Nueva Canarias y el PNV.

El PNV había acordado votar a favor de los presupuestos generales del Estado asegurando que el levantamiento del artículo 155 se producirá de forma «inminente» ante la conformación de un «Govern sin tacha» que está convencido de que se formalizará en los próximos días. Así lo ha asegurado el portavoz del Grupo Vasco en el Congreso, Aitor Esteban, al anunciar el voto favorable de su formación a las cuentas de 2018. Ha añadido que su convencimiento de que habrá Gobierno en Cataluña que permitirá el levantamiento del 155 de modo «inminente» lo asegura «con conocimiento de causa». El PNV considera que respaldar las cuentas permitirá un escenario más favorable para una solución dialogada en Cataluña que el «abismo» al que se abocaría al Gobierno y a Cataluña ante un rechazo que conllevaría a un previsible adelanto electoral «en posiciones de dureza» por parte de determinadas formaciones políticas. Se ha mostrado convencido de que en los próximos días «veremos un Govern conformado y sin el 155 activo» y que por eso el PNV ha tomado la decisión de votar a favor.

El portavoz del PNV ha agradecido de modo expreso a quienes desde el nacionalismo catalán han trasladado al PNV su respeto «y comprensión» ante un posible apoyo presupuestario pese a que siga en vigor el polémico artículo. No ha detallado las razones que llevan al PNV a asegurar que el levantamiento del 155 será «inminente» pero sí ha añadido que «le podría dar detalles y hasta nombres» para respaldar tal afirmación. Ha afirmado que el paso se ha dado tras mantener un diálogo permanente con el Gobierno pero también con el independentismo catalán y con «los ámbitos de Berlín», lo que les ha llevado a hacer el análisis de situación que finalmente ha decantado el sentido del voto de sus cinco diputados esta tarde en el pleno presupuestario.

Aitor Esteban asegura que le consta, tras hablar con el Gobierno y «los ámbitos de Berlín», que el levantamiento del 155 será inminente

En su comparecencia en la Cámara Baja para explicar las razones que han llevado al PNV a desdecirse de la posición que ha defendido durante meses y que pasaba por no respaldar los presupuestos con el 155 activo, Esteban ha subrayado que las condiciones han cambiado de modo sustancia en las últimas semanas. Ha defendido que tras la designación de Quim Torra y el nuevo tensionamiento que ha provocado su intento por conformar un Govern con consellers huidos y encarcelados, -y el anuncio de mantener el 155 de PSOE, Ciudadanos y el PP- no apoyar las cuentas hubiera llevado el contexto político español y catalán al «abismo» había que ver cuál de las dos opciones aportaba más hacia una salida dialogada. Ha asegurado que habría provocado la «caída del Gobierno», un previsible adelanto electoral y una campaña con posiciones mucho más duras y perjudiciales en la búsqueda de una solución para Cataluña.

Actuar como «contrapeso»

Esteban ha insistido en que a pesar del voto favorable que esta tarde darán a las cuentas, y que permitirán su tramitación en el Senado, el objetivo del PNV continúa siendo eliminar el PNV, «que es un peligro» y que en ello continuará trabajando. Ha señalado que a quienes beneficiaba tumbar las cuentas es a quienes de algún modo están alentando la «inestabilidad» y debilidad del Gobierno de Rajoy. Ha subrayado la labor de «contrapeso» ejercida por el PNV en estos días, gracias a su capacidad de influencia «que ahora sigue teniendo» y que habría permitido frenar determinadas medidas, -que no ha detallado-, ha impedido que el Gobierno adopte determinadas acciones en Cataluña.

Preguntado por si el paso dado por el PNV pese a la vigencia del 155 no supone «blanquear» la aplicación de este artículo, Esteban ha reiterado que al contrario, se ha logrado así desestabilizar aún más el panorama político español y con él «dar más contenido a su aplicación y mantenimiento»: «En el escenario que se generaría si cae el Gobierno se reforzaría más el 155, se iba a multiplicar y con mucho, su efecto». Esteban ha defendido que mantener la capacidad de influencia en el Gobierno les permitirá seguir dando «cobertura» a Cataluña, seguir «empujando para que el diálogo se abra camino».

El PNV recuerda que su capacidad de influencia ha evitado determinadas actuaciones contempladas sobre Cataluña

Ha señalado que finalmente han optado por poner por delante «los intereses» de la ciudadanía en Euskadi «por encima de los del Partido Nacionalista Vasco» y por estar convencido de que el artículo 155 «tiene fecha de caducidad». La Ejecutiva del PNV añade en una nota hecha pública esta tarde que con la aprobación de los presupuestos de 2018 también se contribuye a que «de forma más eficaz» se proceda al pronto levantamiento del artículo 155 en Cataluña, «que no sólo entendemos inevitable sino también inminente».

La formación nacionalista no oculta que la decisión supone asumir un «riesgo» y posible desgaste pero se muestra convencido de que la sociedad vasca «lo va a entender». Esteban ha señalado que no se arrepienten de haber insistido durante meses con fijar en el 155 su línea roja, finalmente rebasada, «lo hemos hecho de buena fe, generosamente y queriendo ayudar, pero que nadie crea que nos chupamos el dedo», ha apuntado.

Evitar «el abismo»

La formación de Andoni Ortuzar reconoce que ha manifestado de modo reiterado y «por principio» que no apoyaría las cuentas si se mantenía el 155. Sin embargo, asegura que el contexto ha cambiado de modo importante en los últimos días. En este sentido, señala que Cataluña tiene hoy un presidente «legítimo» y que la «desactivación del artículo 155 está muy próxima en el tiempo». Justifica en términos de «responsabilidad» su decisión de no «bloquear» las cuentas de 2018.

El PNV cree que además de este modo se «evita el abismo» que en su opinión provocaría no respaldar los presupuestos al abocar la situación política española y catalana a una situación aún más compleja e incierta de lo que hoy lo es. Señala que sin presupuestos el conflicto en Cataluña estaría aún más lejos de encauzarse y se «enconaría» al alejarse la posibilidad de un diálogo constructivo entre ambos Ejecutivos. Para el PNV no permitir al Gobierno disponer de presupuestos alargaría «sine díe el 155» y a su vez provocaría un «más que probable adelanto electoral» y abriría escenarios de pronóstico «muy preocupante que por responsabilidad deben evitarse, y así lo hacemos».

Los nacionalistas afirman que así se evita la inestabilidad que provocaría no tener presupuestos y abocar al Gobierno a un adelanto electoral

Recuerdan que votar en contra de los presupuestos podría ser un gesto «testimonial» pero que en realidad no tendría ningún valor real ni práctico para cambiar la situación en Cataluña. Ponen en valor que ayudar a que salgan adelante en realidad suponen «hacer de freno» a quienes apuestan única y exclusivamente por soluciones autoritarias e impositivas».

Los nacionalistas también justifican su posición en defensa del acuerdo que durante la negociación de las enmiendas a la totalidad se alcanzó por la mejora de las pensiones. El PNV recuerda que las cuentas que esta tarde avalarán contemplan una mejora del 1,6% para los próximos dos años o incluso superior «entre quienes perciben las rentas más bajas y en el colectivo de viudas».

Por último, apela a la llamada ‘Agenda vasca’ que permitirá la «modernización de Euskadi» gracias a «una inversión récord» de 540 millones de euros en el País Vasco. Subrayan los compromisos adquiridos en ámbitos como el Tren de Alta Velocidad (TAV) y en otras infraestructuras, además de el materias como la tarifa eléctrica para la Industria vasca y las iniciativas en I+D+i.

El terreno para un respaldo de las cuentas estaba muy avanzado. Al acuerdo en torno a una revalorización de las pensiones para los próximos dos años que la formación de Andoni Ortuzar alcanzó para no presentar una enmienda a la totalidad de las cuentas, se había sumado en los últimos días un acuerdo a través de enmiendas parciales por un importe global de 70 millones de inversión. Entre ellas figuran algunos compromisos importantes para el País Vasco como la operatividad como terminal de 24 horas para el aeropuerto de Foronda de Vitoria, obras de regeneración en la Bahía de Pasaia, inversiones en I+D+i y mejoras en la depuradora de Galindo. Los acuerdos por un montante de 70 millones en inversiones se sumaban a los alrededor de 500 millones que ya recogía el proyecto de presupuestos y que suponían una mejora de casi el 33% respecto al año anterior. En esta partida se incluían algunos de los compromisos que populares y nacionalistas ya suscribieron el año pasado para respaldar los presupuestos de 2017.