El tribunal que ha juzgado la Primera Época del caso Gürtel (1999-2005) considera un hecho probado que el Partido Popular tenía una ‘caja B’ para hacer frente a gastos electorales «al menos desde 1989», año en que se refundó la formación conservadora como heredera de la antigua Alianza Popular (AP) de Manuel Fraga.

En la sentencia de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal, fechada el pasado 17 de mayo y notificada este jueves a las partes, los magistrados condenan al PP como partícipes a título lucrativo a pagar 245.492,80 euros por gastos electorales en Pozuelo de Alarcón y Majadahonda que se habrían sufragado con el dinero de las comisiones aportadas por la trama corrupta capitaneada por Francisco Correa.

Los magistrados Ángel Hurtado, José Ricardo de Prada y Julio de Diego detallan nítidamente en el fallo cómo durante años operó un «eficaz sistema de corrupción institucional» mediante la manipulación de los precios de adjudicación de contratos públicos licitados por administraciones gobernadas por los populares. Esos importes se inflaban para generar comisiones que tenían varios destinatarios: los integrantes de la red corrupta, el ex tesorero Luis Bárcenas y el PP.

El tribunal acredita también que hubo un traspaso de fondos desde la ‘caja B’ a la ‘caja A’ del PP

«Otras cantidades sirvieron para directamente pagar gastos electorales o similares del Partido Popular, o fueron a parar como donaciones finalistas a la llamada ‘Caja B’ del partido, consistente en una estructura financiera y contable paralela a la oficial, existente al menos desde el año 1989, cuyas partidas se anotaban informalmente, en ocasiones en simples hojas manuscritas como las correspondientes al acusado [Luis] Bárcenas, en las que se hacían constar ingresos y gastos del partido o en otros casos cantidades entregadas a personas miembros relevantes del partido, si bien estos últimos aspectos que se describen lo son únicamente para precisar el contexto en el que se imbrican los hechos objeto de este enjuiciamiento», expone.

La sentencia, de 1.687 folios, va más allá y considera acreditado documentalmente el traspaso de fondos por parte del ex tesorero -condenado desde la ‘caja B’ a la ‘caja A’ del partido, «dándole así una veracidad total a estos».

Las anotaciones de Bárcenas

«Existen unas anotaciones de Bárcenas en las que se reflejan unos ingresos en determinadas fechas, y esos mismos ingresos aparecen en las mismas fechas y mismos importes en la cuenta de donativos del PP, como ingresados en esa cuenta. Y aparece también reflejada en la cuenta de donativos que presentó en la contabilidad el PP ante el Tribunal de Cuentas. Lo que implica que queda plenamente acreditada esta contabilidad B, incluido el traspaso de los fondos de los papeles B a la contabilidad A del partido», añade.

La Sala concluye que Bárcenas nutrió sus cuentas de Suiza con el dinero obtenido ilícitamente por su intermediación en la adjudicación de contratos

La Sala considera acreditado que el ex tesorero del PP nutrió sus cuentas de Suiza «con fondos provenientes de comisiones que recibió por su gestión e intermediación, aprovechándose de los cargos públicos que ostentó, en contrataciones públicas irregularmente adjudicadas».

Los jueces no han creído la versión del acusado de que su fortuna fuera de origen lícito y explican que también se apropió indebidamente de la llamada «caja B del partido, a la que él denomina contabilidad extracontable del Partido Popular». Por estos hechos le condena por apropiación indebida, aunque el PP -que fue expulsado como acusación en esta causa- renunció a cualquier reclamación.