El PSOE ha registrado este viernes antes incluso de consultar con su comité ejecutivo una moción de censura para desbancar a Mariano Rajoy del Gobierno tras conocer la condena al PP por la trama Gürtel. Pedro Sánchez ha aceptado la propuesta de Pablo Iglesias y su formación liderará la cuarta moción de censura en España contra un presidente del Gobierno y será, además, la primera vez que un mismo presidente -Mariano Rajoy- se enfrente a dos de ellas.

Adolfo Suárez y Felipe González también se vieron amenazados con sendas medidas, pero ninguna de ellas salió adelante, al igual que le ocurrió a Rajoy hace unos meses con la moción fallida de Podemos liderada por Pablo Iglesias. Pero en esta ocasión, la indignación que ha causado en los partidos la sentencia de Gürtel y que por primera vez en la historia un partido sea condenado por corrupción puede cambiar las cosas teniendo en cuenta, además, que los Presupuestos para este año 2018 ya han sido aprobados.

Rajoy será el primer presidente que se enfrente a dos mociones de censura

El propio líder de Ciudadanos, Albert Rivera, adelantaba este jueves que su partido tendrá que estudiar cómo afrontar lo que queda de legislatura ya que esta condena «lo cambia todo», según sus palabras. Pero a la espera de que confirmen su participación en la moción, para que prospere habría varias combinaciones posibles.

El voto favorable de PSOE y Podemos está asegurado, pero entre ambos suman solo 151 escaños de los 350 que componen la Cámara y para que salga adelante esta medida son necesarios la mitad más uno. Esto es, 176, según la Constitución. Para ello, Sánchez puede contar con el apoyo de los nacionalistas catalanes y vascos para conseguir esa mayoría. En este caso, la suma de los socialistas (84 escaños) y la coalición Unidos Podemos (67) -que incluirían a Nueva Canarias y Compromís-; ERC (9); PDeCat (8); EH Bildu (2) y PNV (5) daría un resultado de 175 escaños, por lo que sería necesario también el apoyo de Ana Oramas, la única diputada de Coalición Canarias para lograr la mayoría de 176.

Esta suma puede ser compleja dado que es necesaria la participación de prácticamente todos los grupos parlamentarios salvo Ciudadanos, que es actualmente el socio de investidura de Rajoy. Pero la mala relación de demuestran desde hace meses y la dureza mostrada este jueves por su líder, Albert Rivera, que avanzó que su partido estudiaría cómo afrontar lo que resta de legislatura ante un hecho tan grave podría hacer que se sumara. Con sus 32 diputados sería suficiente para que la moción prosperara, ya que entre la formación naranja, PSOE y Podemos sumarían 183 diputados.

Si la moción no cuenta con esta mayoría y fracasa, como sucedió con la de Pablo Iglesias, el mismo partido no podrá volver a presentar otra medida así, según recoge la Constitución. En cambio, si prospera, el Gobierno debe dimitir ante el Rey para que sea éste quien designe al nuevo presidente, que será el candidato previamente propuesto, en este caso por el Grupo Socialista.

De conseguirlo, Pedro Sánchez se convertiría en el primer presidente del Gobierno en llegar al cargo por este método, ya que ninguna moción anterior ha prosperado. A nivel autonómico, esta medida se ha llevado a cabo en 24 ocasiones, aunque de ellas solo han salido adelante cinco.