Política

Pedro Baños según Pedro Baños: ¿es realmente un admirador de Putin?

El coronel en la reserva, conferenciante y analista televisivo habitual -de Cuarto Milenio, entre otros programas-, defiende que buena parte de los mensajes contra Rusia son propaganda

El coronel Pedro Baños afirma que el Gobierno de Pedro Sánchez le ha ofrecido la dirección del Departamento de Seguridad Nacional, un organismo creado por Mariano Rajoy en 2012 y que recae automáticamente en el Director Adjunto del Gabinete de la Presidencia. Entre sus funciones estarían la asesoría del presidente, la redacción de informes de inteligencia y riesgos o el desarrollo de los planes estratégicos de seguridad. El cargo lo ocupaba hasta ahora Alfonso de Senillosa, un empresario sin bagaje militar, muy cercano a Jorge Moragas y procedente del mundo de la reprografía.

PP y Ciudadanos se han lanzado a criticar la propuesta de Baños para el cargo, alegando que el militar es un defensor habitual de los postulados del presidente ruso, Vladimir Putin. «Los posicionamientos públicos de Baños en favor del Kremlin y de su gestión en asuntos como el conflicto de Siria plantean muchas dudas de que sea la persona idónea para un cargo de tan alta responsabilidad y del que depende la seguridad de los españoles», ha dicho González Pons en Múnich, donde participa en una reunión del Grupo del Partido Popular Europeo (PPE) en el Parlamento Europeo.

González Pons se ha referido en Twitter a Baños como un «personaje», enlazando un tweet en el que el analista asegura que, con el Mundial en el horizonte, «comienza a agudizarse la campaña mediática y psicológica contra Rusia». «Ya se vivió con los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 en Sochi», añadía el coronel, que enlazaba a una noticia de El País que explicaba como la propaganda rusa estaba ayudando a crear webs de soporte para la ultraderecha española.

Ha sido precisamente un periodista de El País, Ignacio Torreblanca, quien ha avisado en Twitter del riesgo del nombramiento de Baños, de quien ha asegurado que causaría «una profunda preocupación en la Unión Europea y en la OTAN» por sus ideas «prorrusas» y «pro-Putin». El hilo lo han compartido destacados miembros de partidos políticos, como el portavoz de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Juan Carlos Girauta. ¿Es Pedro Baños un militar cercano al Kremlin?

Conferenciante, escritor, analista televisivo -ha aparecido en multitud de ocasiones en Cuarto Milenio– y tuitero, el militar Baños se muestra habitualmente escéptico con la información oficial. Defiende que buena parte de lo que llega al público es propaganda y responde a intereses de las grandes potencias. De Estados Unidos, pero también de Rusia. Mantiene una teoría: mientras que ambos países son enemigos geopolíticos evidentes, Donald Trump y Vladimir Putin son aliados conservadores frente al liberalismo financiado mundialmente por las organizaciones del filántropo George Soros. Así lo defiende en su libro.

Baños se ha referido en multitud de ocasiones a la figura de Vladimir Putin, subrayando la enorme popularidad de la que el dirigente disfruta en Rusia. «Tiene el apoyo del 74% de los rusos. ¡Ya nos gustaría tener en la Unión Europea un líder político con la mitad de su popularidad!», escribía en Twitter en noviembre de 2017. Y es cierto que es partidario de una estrategia en la Unión Europea que no favorezca el enfrentamiento con Moscú. Así lo analizaba tras las elecciones norteamericanas de 2016: «No es improbable que Trump establezca un pacto bilateral con Putin, al margen de una Europa que pagaría su error de alejarse de Rusia».

El posible nuevo director de Seguridad Nacional también se ha referido en varias ocasiones al recurrente mantra que apunta hacia Rusia en el origen de cada información controvertida. «En cuanto alguien se atreve a dudar de los mantras impuestos, siempre surgen aquellos que solo reciben información unidireccional para acusarle de estar apoyando a Rusia, China, Irán, Venezuela o Corea del Norte. Obviamente, es lo más sencillo antes la falta de argumentos sólidos», escribía en enero de este año.

En noviembre ponía en duda la presunta interferencia de Moscú en el procés, de la que informaba en aquellos días El País: «Mientras los verdaderos expertos tienen grandes dificultades para averiguar el origen exacto de un mensaje publicado en redes sociales e internet, algunos afirman con rotundidad que Rusia intenta influir en Cataluña. ¿Ignorancia, atrevimiento, oportunismo…o están dirigidos?». En una entrevista con El Español, el coronel en la reserva advertía posteriormente de que «Cataluña va camino de convertirse en un campo de batalla entre Estados Unidos y Rusia».

Es cierto también que Baños ha sido crítico con muchos de los movimientos estratégicos de Estados Unidos durante los últimos años. Especialmente en lo referente a Corea del Norte, un conflicto que describe como una guerra de provocaciones en la que Washington, en ocasiones, va demasiado lejos: «¿Cómo reaccionaría EEUU si México, Corea Del Norte y Rusia realizaran reiteradas macro-maniobras, con sus medios más destructores, en las inmediaciones de sus fronteras? Seguramente mucho peor que Pyongyang».

El coronel en la reserva hablaba de este tema el pasado verano, en una conversación con El Independiente, en la que analizaba la amenaza de Kim Jong-Un sobre la isla de Guam, y la relacionaba con las maniobras conjuntas que Estados Unidos y Corea del Sur realizan periódicamente cerca de la frontera del norte. Baños subrayaba que Kim y Trump ponían en práctica «la estrategia del loco», en una renovada versión de la Guerra Fría pensada para desincentivar la acción rival, sin que exista intención de desencadenar la propia.

Comentar ()