La fiscal jefe de Sevilla, María José Segarra, será la nueva fiscal General del Estado en sustitución de Julián Sánchez Melgar, según confirman fuentes de su entorno a El Independiente. Desde el Gobierno aseguran que Segarra es “una excelente fiscal” aunque aún no ha confirmado que su propuesta de nombramiento vaya este viernes al Consejo de Ministros. En el Ejecutivo buscaban a una “mujer” para este cargo y este martes la ministra de Justicia ha comunicado a Pedro Sánchez cuál es su candidata favorita.

Segarra, de 54 años, es miembro destacado de la Unión Progresista de Fiscales (UPF) y amiga personal de la actual ministra y también fiscal Dolores Delgado. El pasado mes de abril fue designada al igual que Delgado miembro del Consejo Fiscal, que es el órgano consultivo que asesora al fiscal general del Estado.

La opción de Segarra habría así desbancado a otros candidatos que sonaban en las quinielas, como es el fiscal de Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo Pedro Crespo y otros fiscales también de la UPF, entre ellos Sofía Puente y Álvaro García. También habían sonado en diferentes círculos el exmagistrado del Tribunal Supremo Joaquín Giménez y la actual miembro de la Sala de lo Penal de este órgano Ana Ferrer.

Segarra es fiscal jefe de Sevilla desde hace 12 años, aunque comenzó su carrera en Barcelona junto a Carlos Jiménez Villarejo

Segarra, que el pasado otoño celebró 30 años como miembro del Ministerio Público, comenzó ejerciendo en Barcelona de la mano de Carlos Jiménez Villarejo y después fue destinada a Sevilla, donde desde hace doce años ejerce de fiscal jefe.

Durante su candidatura al Consejo Fiscal, Segarra destacó la importancia del despliegue territorial de las fiscalías, del desarrollo digital -que actualmente presenta importantes carencias- y llamó la atención sobre las escasas plantillas en las secretarías de las fiscalías.

En un comunicado hecho público durante la etapa de su candidatura al Consejo Fiscal, Segarra hacía igualmente mención a las mejoras laborales necesarias en la Carrera, como es la compensación económica ante la imposibilidad real de organizar en las fiscalías los días de libranza, el abono de los días de guardia perdidos durante las bajas por enfermedad o la nivelación salarial conforme a las funciones que se realizan.