Política

La Policía manda a Cataluña de manera forzosa a casi la mitad de los nuevos agentes

La desbandada de policías nacionales por el desafío independentista hace que 567 de los 1.298 nuevos funcionarios que juran sus cargos este jueves sean destinados a esta comunidad / Ni un solo agente de refuerzo a las comisarías del Campo de Gibraltar

logo
La Policía manda a Cataluña de manera forzosa a casi la mitad de los nuevos agentes
Fernando Grande-Marlaska, este jueves en Ávila en la jura de la última promoción de policías nacionales.

Fernando Grande-Marlaska, este jueves en Ávila en la jura de la última promoción de policías nacionales. MINISTERIO DEL INTERIOR

Resumen:

Casi la mitad de los 1.298 nuevos policías nacionales que juran este jueves sus cargos serán destinados de manera forzosa a Cataluña, comunidad que viene sufriendo una desbandada de funcionarios como consecuencia del desafío independentista y la carestía de vida.

El puesto fronterizo del aeropuerto de El Prat verá paliado en gran parte el déficit de plantilla que arrastra con la llegada de 170 agentes.

Sólo Madrid, con 696, recibirá más agentes de los que se incorporan al servicio tras completar su formación teórica y práctica que Cataluña.

Ninguno de los 1.298 nuevos policías nacionales serán destinados a otros puntos del país en los que el déficit de efectivos también es patente, caso del Campo de Gibraltar (Cádiz) como consecuencia de la actuación cada vez más violentas de las bandas de narcotraficantes.

Casi la mitad de los 1.298 nuevos policías nacionales que juran este jueves sus cargos serán destinados de manera forzosa a Cataluña, comunidad que viene sufriendo una desbandada de funcionarios como consecuencia del desafío independentista y la carestía de vida y en la que es especialmente acusada la falta de agentes que se registra a nivel nacional.

Según se detalla en la orden general de la Policía publicada este lunes, a la que ha tenido acceso El Independiente, Cataluña concentra 567 de las plazas ofertadas en un total de 24 destinos repartidos por las cuatro provincias. Esta cifra representa concretamente el 43,5 % del total de vacantes que se se cubrirán con los nuevos funcionarios que empiezan su carrera policial, a los que se sumarán otros 60 de los agentes en prácticas que se desplegarán por todo el país el próximo 20 de julio para seguir completando su formación.

La orden que firme el director general, Germán López Iglesias, está fechada el 6 de junio, justo un día antes de que Fernando Grande-Marlaska prometiera el cargo como nuevo ministro del Interior. La distribución, por tanto, estaba diseñada por el equipo de Juan Ignacio Zoido.

De acuerdo con los últimos datos facilitados por el Gobierno, referidos al 31 de enero de 2018, Cataluña disponía de 918 agentes menos de los que deberían integrar su plantilla (2.921 frente a 3.839). Lejos de solucionarse, el problema se agravó tras el último concurso general de méritos, ya que 270 agentes destinados en esta comunidad han pedido traslado y otras 473 vacantes se han quedado sin cubrir.

Ello explica el elevado número de plazas que esperan en esta comunidada a los integrantes de la XXXII promoción de la escala básica, que han tomado posesión de sus cargos este jueves en la Escuela Nacional de Policía de Ávila en el primer acto oficial presidido por Fernando Grande-Marlaska como nuevo titular del Interior. Sólo Madrid (696) recibirá más agentes de los que se incorporan al servicio tras completar su formación teórica y práctica que Cataluña.

“El problema se minimizará pero no se solucionará porque la situación seguirá siendo preocupante. Era tan alarmante que se han detraído efectivos de servicios de información e investigación para atender al ciudadano, hacer servicios de seguridad, vigilar edificios…”, sostiene Luis Mansilla, secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Cataluña.

En concreto, el mayor número de plazas que se cubrirán en Cataluña se encuentran en la Jefatura Superior, con 210. Le sigue el puesto fronterizo del aeropuerto de El Prat (170), que verá así paliado en gran medida el déficit de agentes que arrastra desde hace meses y que se ha venido parcheando con el traslado de funcionarios de otras plantillas. El problema se vio agravado a raíz del cambio normativo en materia Schengen, que ha venido a reforzar los controles y filtros sobre los pasajeros no comunitarios ante el aumento de la amenaza yihadista en Europa.

La desbandada de policías en Cataluña por el desafío independentista hace que se destinen a esta comunidad a 567 de los 1.298 nuevos funcionarios

Comisarías de otros 22 municipios catalanes también verán incrementadas su dotación actual con policías que se estrenan. A saber: la Unidad de Extranjería y Documentación(UED) de La Junquera (26); Terrasa (23); Lleida (20); Sabadell (9); Sant Adrià de Besòs (12); Girona (11); Tarragona (9); Cornellá y La Seo d’Urgell (8); Mataró (7); Vic y L’hospitalet (6); Reus (5); Manresa, Camprodón, Portbou y Vilanova i la Geltrú (4); Igualada y Sant Feliú de Guíxols (3); Puigcerdá y la UED de Les (2) y uno a Lloret de Mar.

Cataluña ha dejado de ser una comunidad solicitada por los policías, hasta el punto de que la dirección general sólo está pudiendo cubrir parte de las vacantes que tiene con los agentes que estrenan la placa -como los integrantes de la promoción que han jurado sus cargos este jueves, que tendrán que permanecer un año en el puesto antes de poder solicitar su traslado a otras comisarías del país- al ser destinados de manera forzosa. Un dato lo dice todo: en el último concurso de méritos, sólo dos oficiales y dos subinspectores han pedido ser trasladados a comisarías catalanas.

A juicio de los sindicatos policiales, la única solución para que Cataluña vuelva a ser una plaza deseada por los agentes es que el Ministerio del Interior acceda a abonar un complemento de territorialidad de 600 euros al mes  para ‘fidelizar’ a los funcionarios en esta comunidad  y evitar que la plantilla cada vez se vea más mermada por falta de arraigo. Es un plus similar al que se instauró en el País Vasco y Navarra ante la permanente amenaza de la banda terrorista ETA.

Del refuerzo se beneficiarán tan sólo cinco comunidades, sin que se destinen efectivos a las comisarías del Campo de Gibraltar

Junto a Cataluña y Madrid, sólo tres comunidades más verán reforzadas las plantillas de Policía Nacional con los nuevos agentes. Así, a Baleares se incorporarán 29 funcionarios (20 a Ibiza, seis a Mahón y tres a Menorca), cuatro a Castilla-La Mancha (todos a la comisaría de Puertollano) y dos a Aragón (concretamente a Teruel).

Ninguno de los 1.298 nuevos policías nacionales que empiezan a ejercer serán destinados a otros puntos del país en los que el déficit de efectivos también es patente, caso del Campo de Gibraltar (Cádiz) como consecuencia de la actuación cada vez más violentas de las bandas de narcotraficantes.

Según los últimos datos facilitados por el Gobierno, la Policía Nacional tenía a principios de año 13.802 vacantes, al disponer de 64,335 agentes cuando el catálogo de funcionarios activos se elevaba a 78.137. Expresado en otras palabras, el 18 % de la plantilla estaba sin cubrir.