La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha ofrecido este domingo la ciudad como «puerto seguro» para acoger a las personas migrantes que, según la ONG Proactiva Open Arms, están a la deriva.

La ONG española Proactiva Open Arms ha denunciado que las autoridades italianas han dado orden de no intervenir en los rescates de un millar inmigrantes que navegan a la deriva en el Mediterráneo porque se va a encargar la Guardia Costera de Libia.

«Ahora mismo más de 1.000 personas a la deriva en 7 barcas e Italia pretende dejarlas en manos de Libia, donde se tortura, viola y esclaviza a las personas», ha denunciado la alcaldesa de Barcelona en su cuenta de Twitter.

Colau ha hecho una apelación directa al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y a la vicepresidenta y ministra de Igualdad, Carmen Calvo, para que «ayuden a Open Arms a salvar vidas» y concluye: «Barcelona se ofrece como puerto seguro».