El vicesecretario de Política Autonómica del PP, Javier Arenas, ha afirmado en el Congreso que al llegar a la secretaría general del partido en 1999, el entonces tesorero, Álvaro Lapuerta, le dijo que los donativos que recibía la formación política eran “absolutamente legales” y “nunca” a cambio de contraprestaciones.

Arenas ha comparecido este miércoles ante la comisión del Congreso que investiga la financiación ilegal del PP, en la que ha subrayado que en materia de financiación él no tiene “ni pasado ni presente” porque nunca tuvo responsabilidades en la gestión del PP. “Los asuntos de mi formación y la suya que son del pasado, son del pasado, y los que son del presente son del presente”, le ha soltado al portavoz socialista, Artemi Rallo.

En este contexto, ha asegurado que “jamás” conoció la existencia de una caja B su formación, que “jamás” ha recibido ingresos distintos a los de su trabajo y que, como secretario general, no tenía conocimiento de los asuntos económicos del partido. “Ni autoricé gasto, ni firmé jamás un talón ni tenía que ver en ingresos y gastos del PP, jamás, jamás”, ha insistido. Y ha relatado ante la comisión que la primera vez que conoció la posibilidad de una contabilidad paralela fue en agosto de 2013, cuando acude a declarar a la Audiencia Nacional en la investigación de los llamados ‘papeles de Bárcenas’.

Arenas ha explicado de hecho que cuando en 1999 llegó a la Secretaría General del partido, que ocupó hasta 2003, Lapuerta, recientemente fallecido, le explicó de dónde procedían los ingresos del partido y que las fuentes eran tres: las subvenciones públicas, las cuotas de los afiliados y los donativos, “absolutamente legales, pero nunca jamás a cambio de contraprestación”.

Además, ha señalado si no le fallaba la memoria podía afirmar que era el tesorero del partido el que nombraba al gerente, entonces Luis Bárcenas, que después sucedió a Lapuerta en la Tesorería.

No era mi competencia

El grueso de las respuestas de Arenas han tenido como objetivo dejar claro que en el PP él sólo se ha dedicado “a la política” y que jamás conoció la contabilidad del partido porque no tenía competencias económicas, que “jamás” supo “que había dos contabilidades” y que nunca tuvo conocimiento de que se recibieran donaciones a cambio de contrapartidas. “Yo no me ocupaba de temas económicos, no era mi competencia”, ha dicho, más allá de que las cuentas las aprobara la dirección y de que “alguna vez” preguntara si el Tribunal de Cuentas les había puesto “alguna pega” y le dijeran “que no”.

En este contexto, el portavoz de Unidos Podemos Juan Pedro Yllanes le ha preguntado directamente si cuando ingresó en la dirección nacional del PP, en 1991, tampoco nadie le informó de que había dos contabilidades. “No, nunca”, le ha contestado.

No recibió sobresueldos

También ha negado haber recibido hasta 230.000 euros en sobresueldos en b. “Jamás he recibido un euro de una actividad económica que no sea rendimiento de mi trabajo personal”, ha dicho, incidiendo en que los complementos por gastos de representación que cobraba de ‘Génova’ los recibía por transferencia bancaria. “No me he lucrado de la política, nunca he tenido un negocio y todo lo que he recibido lo he declarado a Hacienda”, ha resumido.

Preguntado si tiene conocimiento de que grandes como OHL o Sacyr pagaran comisiones al PP a cambio de contratos públicos, Arenas ha subrayado que conoce a esas compañías sólo de “actos sociales” en los que había “personas de todos los partidos” y que “jamás” en su vida
“ha hablado con ninguna empresa de ningún contrato”.

Sí ha admitido haber estado en una reunión con Mariano Rajoy, María Dolores de Cospedal y Luis Bárcenas cuando éste último dimitió como tesorero y senador pero en la que, ha recalcado, no se trataron las condiciones de su salida de ‘Génova’. “No se discutió ni el sueldo ni el despedido de Bárcenas, lo afirmo con toda contundencia”, ha sentenciado.

La carta de ‘El bigotes’

Durante la comparecencia ha salido a relucir la carta en la que Álvaro Pérez ‘El Bigotes’ le mandó en 2003, cuando aún era secretario general del partido, agradeciéndole las gestiones que había hecho con una empresa y que le habían permitido cobrar parte de una deuda.

Arenas ha reiterado que dio instrucciones en la Secretaría General para que cualquier asunto económico se derivara “inmediatamente” a los servicios económicos del partido y que por eso “jamás” tuvo conocimiento de esa misiva.

En respuesta al diputado de Ciudadanos Toni Cantó, Arenas ha explicado que nunca actuó ante eventuales irregularidades porque jamás las conoció y que, de haberlas conocido, habría ido a contárselo a un juez por su bien “y por el de la sociedad”.

El PSOE no respeta el estado de derecho

En un momento de su intervención, Arenas ha acusado al portavoz socialista Artemi Rallo de no respetar el Estado de Derecho por dar por definitiva una sentencia, la de la primera etapa de la ‘Gürtel’, que no es “firme” ni “unánime”, le ha reprochado que leyera “párrafos insultantes” de la misma y que diera más credibilidad a Bárcenas o Francisco Correa que a los dirigentes del PP.

El dirigente ‘popular’ ha reaccionado así ante la insistencia del portavoz socialista en poner de relieve que en la sentencia de ‘Gürtel’ se pone en duda la veracidad de su testimonio como testigo. El dirigente ‘popular’ ha remarcado que esa es la opinión del ministerio fiscal y dos magistrados, pero no de todo el tribunal.

El exministro de José María Aznar ha preferido leer algunos párrafos del voto particular a esa sentencia para negar que el PP haya sido condenado y rebatir que los jueces den por acreditada la existencia de una caja b del partido desde 1989.

En respuesta al republicano Joan Tardà, Arenas ha señalado que “la mentira tiene un coste en política y es inadmisible” y que en los últimos años, viendo los casos de corrupción que afectado a su partido “pero también a otros” ha sentido “tristeza y frustración” y ha admitido haber recibido “con gran desazón” algunas situaciones personales de compañeros suyos.