En pleno debate sobre el acercamiento de los presos de ETA a Euskadi la izquierda abertzale ha optado por acelerar el paso y elevar el listón a Pedro Sánchez. La reivindicación de traslados de los 239 presos de la banda terrorista a prisiones cercanas al País Vasco parece no ser suficiente. El entorno cercano a Sortu, e incluso el más crítico con las bases afines a Arnaldo Otegi, han coincidido este fin de semana en reclamar la puesta en libertad de los etarras presos. Lo han hecho con la celebración de al menos media docena de marchas en Navarra y el País Vasco de apoyo y reivindicación de su puesta en libertad.

La movilización en favor de la amnistía se ha vuelto a impulsar sólo unos días después de que el Gobierno de Pedro Sánchez confirmara su intención de proceder a un acercamiento individualizado de presos y, por ahora, siguiendo criterios de edad -más de 70 años- y grave enfermedad. Por el momento, el Ejecutivo del PSOE ha negado que se contemple ni la modificación de grado ni la excarcelación de presos. El Gobierno asegura que estos puntos son competencia exclusiva de las Juntas de Tratamiento y en ello el Gobierno no influirá en ningún sentido.

La movilización en apoyo a un cambio radical de la situación de los presos podría tener otro de sus momentos determinantes el próximo viernes. Con motivo del inicio de las fiestas de San Fermín, el próximo día 6, las peñas de Pamplona han presentado las pancartas que tradicionalemente elaboran para las fiestas. En esta ocasión las referencias a ETA y sus presos o al ‘caso Alsasua’ han provocado el rechazo de gran parte de la oposición.

Reivindicación festival… e infantil

En los últimos cuatro días se ha aprovechado la celebración de fiestas patronales para reclamar, en actos en los que incluso ha habido niños participando de modo activo, la amnistía para el colectivo de presos. Es el caso del llevado a cabo el pasado sábado en Ondarroa (Vizcaya), donde un pasacalles encabezado por varios buzos blancos portando pancartas y fotos de varios presos recorrió la localidad. A lo largo del acto se repartieron pegatinas con la imagen de los presos y que muchos de los presentes, niños incluidos, portaron en sus camisetas. Varias de las pancartas reclamaron la libertad para «los presos, los huidos y los deportados».

Concentración por la liberación de los presos.

Ese mismo día el Movimiento contra la Represión y por la Aministía, ATA, que agrupa al sector radical más crítico con el modo en el que Sortu ha gestionado el final de ETA -y con el que se vincula a los etarras críticos con el EPPK, el colectivo mayoritario- celebró un acto en San Sebastián. En la capital guipuzcoana ATA llevó a cabo una concentración portando imágenes de presos de ETA para reclamar su amnistía.

También el sábado, en esta ocasión en el barrio de La Txantrea de Pamplona, una marcha reivindico la puesta en libertad de los presos de ETA con la proclamación de una amnistía. La víspera, en otro municipio cercano a la capital navarra, en Barañain, se pidió la libertad para los etarras presos. Con motivo de las fiestas del municipio un acto encabezado con la pancarta, «Ya es hora, los presos a la calle» recorrió la localidad.

Movilización de ATA

Las dos últimas concentraciones impulsando una corriente favorable a la amnistía de los presos se celebraron el domingo y ayer. La primera tuvo lugar en Portugalete (Vizcaya) y fue convocada por ATA. Decenas de simpatizantes se concentraron en favor de la amnistía bajo el lema de «Porque eran gudaris (luchadores), amnistía completa».

Ayer, en Lasarte (Guipúzcoa), con motivo de sus fiestas, la izquierda abertzale celebró una concentración de apoyo a los presos. Lo hizo desplegando carteles en favor del acercamiento de los etarras en el recinto donde niños y adultos participaban de las fiestas. En otro momento, una marcha recorrió la localidad portando los perfiles, que no imágenes, de algunos presos de ETA tras una pancarta con el lema, «Ya es hora, los presos a la calle».