Partidarios y detractores de la independencia se han enfrentado esta noche a las puertas de la prisión de Lledoners, en Manresa (Barcelona) donde hoy deben ingresar Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart procedentes de la prisión de Zuera. El CDR de la comarca convocó una «cena a la fresca» de vigilia a la llegada de los presos independentistas, dispuesto a impedir que activistas contrarios a la independencia retiraran los lazos amarillos y limpiaran las pintadas que desde ayer marcan los accesos al centro penitenciario.

Los miembros del CDR se han encarado a los activistas constitucionalistas que retiraban lazos, y se han producido momentos de tensión cuando dos de ellos han llegado a las manos, lo que ha obligado a la intervención de los Mossos d’Esquadra. La policía autonómica ha tenido que desplegar un fuerte dispositivo para separar a los dos grupos y «pacificar la zona», mientras uno de los agredidos, miembro del CDR, era trasladado en ambulancia a Manresa.

Tras la experiencia de esta noche, los Mossos han optado por mantener un dispositivo de vigilancia que vigilará los accesos a la cárcel de Lledoners hasta la llegada de los cuatro políticos independentistas y durante la manifestación convocada después por ANC, Òmnium y los familiares de los presos. Una concentración que ha recibido el apoyo de JxCat y el aval del Govern.

Tanto la portavoz del Govern, Elsa Artadi, como JxCat han avalado las marchas convocadas a las puertas de la prisión. La primera defendió el derecho de los convocados por las entidades independentistas a manifestarse, mientras su partido ha anunciado en las redes su apoyo a las concentraciones ante las prisiones y Lledoners y Puig de les Basses (Figueras) donde hoy deben ingresar Carme Forcadell y Dolors Bassa procedentes de la prisión de Alcalá Meco.