El Pleno del Tribunal Constitucional ha suspendido este martes la moción aprobada el pasado 5 de julio en el Parlament que reafirma “los objetivos políticos” de la resolución del 9 de noviembre de 2015 para avanzar hacia la independencia de Cataluña.

Lo ha hecho tras admitir a trámite el primer recurso de inconstitucionalidad presentado por el Gobierno de Pedro Sánchez, avalado por el Consejo de Estado, contra una actuación del Parlament, en este caso la moción aprobada con los votos de JxCat, ERC y CUP.

El tribunal de garantías ha dictado una providencia en la que admite a trámite por unanimidad el recurso y suspende los apartados del 1 a 5 de la moción de la cámara catalana, como así lo solicitó el Gobierno.

No obstante, el Constitucional no realiza ninguna advertencia penal ni apercibimiento personal en su providencia en caso de desobediencia, porque el Ejecutivo lo consideró innecesario.

Ahora, el tribunal acuerda dar traslado de la demanda y documentos presentados al Parlament, que dispone de 20 días para personarse y formular las alegaciones que estime conveniente.

La suspensión cautelar de la moción es automática una vez que el Tribunal Constitucional -reunido esta mañana- ha admitido a trámite el escrito de impugnación del Gobierno. No obstante, ni la admisión a trámite ni la suspensión cautelar determinan cuál será el sentido del fallo sobre el fondo del asunto. El Gobierno explicó que la impugnación se hizo en defensa de la Constitución y del Estatuto de Autonomía de Cataluña.

JxCat, ERC y CUP aprobaron el texto renegociado de la moción presentada por los anticapitalistas en la que se reafirman “los objetivos políticos” de la resolución del 9 de noviembre de 2015, que expresa la voluntad de avanzar hacia la independencia, que fue anulada por el Tribunal Constitucional.

El texto señala que el “Parlamento de Cataluña, antes las actuaciones del Estado, por medio del TC, el Tribunal Supremo, la Audiencia Nacional y la Fiscalía, de judicialización y persecución de los actos consecuentes con su mandato democrático ratifica su firme voluntad de llevar a cabo las actuaciones necesarias previstas y aprobadas por este Parlamento, para alcanzar y culminar democráticamente la independencia de Cataluña”.

Torra lo recibe como “una mala noticia”

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha calificado hoy como una “mala noticia” la anulación  y ha comentado el fallo en una rueda de prensa en la Galería Gótica del Palau de la Generalitat junto con el presidente de Flandes, Geert Bourgeois, de visita en Barcelona.

La decisión del TC es “una mala noticia”, ha admitido Torra, aunque ha dicho que quiere dar una “oportunidad al diálogo” para ver “si efectivamente el Estado en sus diferentes formas nos ofrece esta posibilidad de que estemos en otro escenario y no en el mismo que cuando gobernaba el PP”, así que “iremos tomando nota de todo lo que va a pasar”, ha dicho.

Torra ha rechazado valorar como positivo que en esta ocasión la decisión del TC no vaya acompañada de advertencias a los miembros de la Mesa del Palament.

“Si valorásemos que no haya advertencias como un hecho positivo sería casi como valorar que se han acercado los presos”, ha afirmado Torra, que ha considerado que “solo faltaría” que fuera de otra manera.