Política

Villarejo cree que la difusión de la cinta le condena a seguir en prisión mucho tiempo

El entorno más próximo del comisario ya jubilado, en la cárcel desde hace más de ocho meses, se desmarca de la filtración de la grabación del encuentro con Corinna e insiste en que la filtración no favorece la excarcelación del antiguo agente encubierto

José Manuel Villarejo, comisario ya retirado y en prisión desde principios de noviembre en el marco de la 'Operación Tándem'.

José Manuel Villarejo, comisario ya retirado y en prisión desde noviembre de 2017 en el marco de la 'Operación Tándem'. GMP

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, en prisión preventiva desde principios de noviembre, considera que la difusión de la grabación de su encuentro con Corinna zu Sayn-Wittgenstein en la que ésta asegura que el rey emérito la utilizó como testaferro para ocultar patrimonio en el extranjero y que el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, la amenazó a ella y a sus hijos le condenará a permanecer en la cárcel durante mucho tiempo.

Así lo ha transmitido el agente encubierto a personas de su entorno más próximo que en los últimos días lo han visitado en el centro penitenciario de Estremera (Madrid), donde permanece desde el pasado 5 de noviembre acusado de la comisión de delitos de blanqueo de capitales, organización criminal y cohecho tras su detención en el marco de la Operación Tándem. El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea sostiene que Villarejo ofrecía sus servicios a clientes para elaborar «informes de inteligencia y dosieres utilizables en el ámbito de luchas personales» valiéndose de la información «confidencial» a la que podía acceder por su «condición policial», recibiendo como contraprestación «grandes cuantías» tanto en dinero en efectivo como en pagos «en especie» para él o sus familiares.

La difusión de la cinta del encuentro mantenido en junio de 2015 en Londres entre el entonces comisario en activo, la consultora germano-danesa y el ex presidente de Telefónica Juan Vilallonga se ha producido semanas después de que el magistrado De Egea hubiera rechazado por última vez la petición de José Manuel Villarejo para que se suavizaran las medidas cautelares que se le impusieron cuando ingresó en prisión.

En concreto, la defensa del comisario ya retirado pedía al instructor que, si seguía pensando que su representado podría fugarse si recupera la libertad, le colocara una pulsera de localización telemática que le mantendría bajo control las 24 horas del día. El juez rechazó también esta pretensión, con el argumento de que la libertad vigilada no es aplicable a un preso que se encuentra en prisión preventiva.

Frente a las voces que sitúan a Villarejo como el responsable de la filtración de las comprometedoras cintas, que han llevado a Unidos Podemos a pedir que se constituya una comisión en el Congreso de los Diputados para investigar a Don Juan Carlos I, desde su entorno más próximo rechazan esa acusación e insisten en que bajo ningún punto de vista la puesta en circulación de las declaraciones de la ‘amiga entrañable’ del rey emérito favorece la excarcelación del comisario jubilado.

El comisario jubilado transmite a su entorno más próximo desde prisión que la puesta en circulación de la cinta aniquila sus opciones de excarcelación

«Resulta cuando menos irracional, o contrario a toda lógica, que se acuse al Sr. Villarejo de filtrar una grabación que él, en todo momento,
ha pedido que se tratara con toda confidencialidad por parte del juzgado, como otras grabaciones. E incluso se ha solicitado que se remitan estos discos duros, para su análisis, al Centro Nacional de Inteligencia», exponía la defensa del policía jubilado en un escrito enviado al juez que instruye el caso Tándem el pasado jueves, 24 horas después de que se conociera el contenido de aquel encuentro.

Tras procederse a su volcado el pasado 4 de junio, la Brigada de Investigación Tecnológica y la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional tienen ya los discos duros intervenidos en los registros practicados en las viviendas de José Manuel Villarejo -con decenas de conversaciones grabadas a multitud de personas- para proceder a su análisis. Ese trabajo lo plasmarán en un informe que se entregará al juez.

«Activos patrimoniales en el extranjero»

Tanto el juez como la Fiscalía Anticorrupción mantienen que el comisario retirado podría sustraerse a la acción de la Justicia por las elevadas penas a las que podría enfrentarse en el futuro, por su red de contactos y porque sigue teniendo «activos patrimoniales de gran valor económico en el extranjero». Para camuflar el cobro de esos servicios, sostiene el instructor, Villarejo habría llevado a cabo «diversas operaciones bancarias en el extranjero» valiéndose de «un complejo entramado societario» que le permitió «la repatriación de fondos ilícitamente obtenidos» y «diluir» el origen de ese dinero «para integrarlo en el circuito económico legal».

Para desentrañar esa operativa, el magistrado ha cursado ya varias comisiones rogatorias a autoridades judiciales de varios países, lo que podría dar pie a poner en marcha nuevas líneas de investigación una vez analizados los datos que se reciban. Éste es otro de los motivos invocados por el juez para justificar su decisión de mantener en prisión al principal imputado del caso Tándem.

Comentar ()