El presidente del grupo de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, ha acusado hoy a los responsables de JxCat de «mentir de forma descarada» con respecto a un supuesto acuerdo sobre la suspensión de los diputados procesados «que no ha existido», y ha dado por «rota» la confianza entre ambos grupos.

En una rueda de prensa inédita en el Parlament, Sergi Sabrià ha considerado «gravísimo» que los principales responsables de JxCat «hayan salido a mentir» en su respectiva rueda de prensa «porque JxCat sabe perfectamente que no había ningún acuerdo cerrado con ERC, y por esto se pospuso ayer la reunión de la Mesa y hoy a las 9 horas tampoco lo había».

Minutos antes, los portavoces el JxCat Eduard Batet y Eduard Pujol habían asegurado que ayer se cerró un «acuerdo verbal al más alto nivel» entre ambos grupos para dejar a Carles Puigdemont al margen del acuerdo para suspender temporalmente a los diputados imputados por rebelión por el Tribunal Supremo. Un acuerdo que Esquerra asegura que nunca existió.

Si tienen un fin de semana difícil no es nuestro problema, la división no está entre grupos sino dentro de un grupo» ha asegurado Sabrià en referencia a JxCat

«¡Es intolerable! -ha exclamado con indignación este mismo dirigente republicano-, porque la discrepancia principal se ha dado dentro de un grupo (JxCat), y no entre grupos, y la ha protagonizado un grupo que incluso ha votado distinto dentro de la Mesa, nosotros no podemos resolver los problemas y discrepancias internas dentro de JxCat».

«Si tienen un fin de semana difícil es su problema, no el nuestro» ha concluido Sabrià en referencia al trascendental congreso del PDeCat, que este fin de semana debe dilucidar los apoyos de Marta Pascal, enfrentada con el núcleo duro de Puigdemont.

El dirigente republicano ha asegurado que su propuesta «permitía mantener mayoría la independentista, que era reversible, una solución que preservaba a Puigdemont, sus derechos hoy y de cara al futuro». A una «parte de JxCat» no le ha convencido esta propuesta, ha añadido, «es legítimo, pero lo que no es legítimo es mentir».

Puigdemont, la línea roja de JxCat

Batet, sin embargo, ha insistido en que la sustitución de Carles Puigdemont es una «línea roja» que JxCat no va a traspasar. «No aceptamos ni nunca aceptaremos la sustitución de Pugidemont, no daremos apoyo a ninguna propuesta que lo valide» ha señalado el portavoz, dejando a la mayoría independentista, y de rebote al Parlament, en un callejón sin salida.

Pujol ha ido más allá, y tras reiterar que existía un acuerdo «al más alto nivel» -esto es, entre Elsa Artadi y Pere Aragonés, que ayer lideraban la negociación para cerrar la fórmula de las suspensiones- ha acusado a Torrent en persona de traicionar ese acuerdo.

«Lamentamos que Torrent se haya saltado acuerdo de ERC con JxCat para priorizar un acuerdo con PSC y los comunes» ha afirmado, para reclamar a Esquerra que «aclare la posición de Ttorrent: o defiende la diginidad de los diputados o blanquea al PSC del 155».

Enfrentamiento entre PSC y C’s

La batalla en el Parlament también se ha trasladado al bando constitucionalista, con el enfrentamiento entre socialistas y C’s. La líder naranja, Inés Arrimadas, ha acusado al PSC de plegarse a la voluntad del independentismo al aceptar la suspensión del Pleno y se ha erigido como el único partido que «cumple las resoluciones de los jueces».

Un ataque que ha llevado a Miquel Iceta (PSC) ha recordar que ha sido C’s, con su oposición al acuerdo tejido entre socialistas, republicanos y comunes, quien ha impedido aplicar la salida que proponía el juez Pablo Llarena con el auto de suspensión de los diputados imputados por el 1-O.

«Los que han impedido el acuerdo han sido JxCat y C’s, por eso Ciudadanos grita mucho acusando a los demás de lo que ellos han hecho» ha concluido Iceta, recordando, como también ha hecho Sabrià, la coincidencia de voto entre el partido de Puigdemont y C’s que ha derivado en el bloqueo del Parlament.