JxCat sigue «apostando por la estabilidad del Gobierno» de Pedro Sánchez. Así lo ha asegurado hoy Elsa Artadi, tras el polémico relevo de Marta Pascal al frente del PDeCat de este fin de semana, leído como un asalto al poder de Carles Puigdemont para mantener una postura de mayor confrontación con el Gobierno, y las declaraciones de la nueva vicepresidenta del partido, Miriam Nogueras, que ayer confirmaba esos temores, Artadi ha intentado hoy rebajar la tensión.

La portavoz del Govern respondía con ello a la ministra Isabel Celaá, quien hoy ha apuntado que ha aumentado el riesgo de elecciones anticipadas. «El rol de los diputados del PDeCat y ERC en el Congreso es diferente ahora» respecto al Gobierno de Mariano Rajoy, «con Rajoy no era clave el apoyo de los independentistas» ha señalado Artadi, quien a continuación ha asegurado que «apostamos por la estabilidad del Gobierno español siempre que siga por el caminando de la negociación política de una situación política que debe resolver».

Artadi ha corregido además a Nogueras al advertir que «el rol del PDeCat cambió con la moción de censura, no este fin de semana» con el cambio de liderazgo en el partido.

Pese a su apuesta por la estabilidad, Artadi no ha confirmado el apoyo de los soberanistas a la propuesta de techo de gasto y objetivo de déficit pactado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que este viernes se votará en el Congreso. La consellera de Presidencia ha recordado que el PP amenaza con bloquear el acuerdo en el Senado y que tampoco está clara la postura de Podemos para argumentar que su posición podría ser irrelevante.

Artadi ha intentado, sin embargo, rebajar el tono de confrontación de los últimos dos días, en una semana en que se han intensificado los contactos entre Gobierno y Generalitat para fijar los temas de la primera reunión de la Comisión Bilateral. Un encuentro en el que el Govern pondrá por primera vez sobre la mesa cuestiones de negociación ordinaria como financiación, infraestructuras o dotación de los mossos, ha reconocido la propia Artadi.

Puigdemont, suspendido

La portavoz del Govern ha confirmado además lo que desde el Parlament se había intentado ocultar cuidadosamente, que la cámara ha dejado de retribuir a los diputados suspendidos por el juez Pablo Llarena. Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, Jordi Sánchez, Jordi Turull, Josep Rull, Toni Comin y Raül Romeva han dejado de cobrar como diputados del Parlament desde el 13 de julio, día en que la Cámara recibió la comunicación del auto del Tribunal Supremo en el que se los suspendía en aplicación de la LeCrim por su procesamiento por el delito de rebelión.

El Parlament se encuentra bloqueado, precisamente, por la negativa de JxCat a aceptar la suspensión de Puigdemont, lo que obligó a suspender el último pleno y ha provocado la peor crisis entre neoconvergentes y republicanos desde que se formó el nuevo ejecutivo.

Desde JxCat han insistido en que la suspensión de Puigdemont es una línea roja que no piensan atravesar, pero lo cierto es que la auditora general del Parlament han aprobado de facto esa suspensión al dejar de pagar las nóminas de todos los procesados por rebelión por el Tribunal Supremo. Artadi ha asegurado, sin embargo, que la decisión de bloquearles el sueldo está en manos de los abogados, que ya recurrieron la suspensión dictada por el Supremo.

Pese a ello, Puigdemont no podrá cobrar como ex presidente de la Generalitat, puesto que no ha perdido la condición de cargo público, sólo ha sido suspendido. El Govern sí ha activado la puesta en marcha de su oficina, lo que significa que a su regreso a Waterloo, a final de esta semana, contará con personal administrativo y de seguridad y un presupuesto para gastos de oficina a cargo de la Generalitat.